El dolor de dos familias se convirtió en bronca y angustia cuando por un error del Hospital Muñiz, del barrio porteño de Parque Patricios, confundieron los cuerpos de sus familiares
y, como resultado, uno de los cadáveres fue enterrado por la familia equivocada mientras que el otro quedó secuestrado como material de una investigación judicial en curso.

Según detalla el diario Crónica, los dos cuerpos, una mujer de 41 años que murió por un cuadro de neumonía y otra de 53 años que falleció por un paro cardiorrespiratorio no tenían ningún vinculo en común.

Una vez conocida la triste noticia, los familiares cumplieron con todo el procedimiento de rigor de identicación de los cuerpos y trámites. Sin embargo, en un hecho insólito, el
hospital los confundió y, por ende, los entregaron a las familias equivocadas.

Los allegados de la mujer de 53 años habían decidido hacer un velatorio a cajón cerrado sin notar que estaban llorando a una mujer que no conocían.

En el otro caso, los parientes de la mujer de 41 años estaban desesperados ya que cuando les mostraron los restos de su familiar de inmediato reclamaron que ese cuerpo no era el de su pariente.

“Nos trajeron el cuerpo de una difunta que no conocíamos y, cuando se dieron cuenta del error, empezaron a hacerse los distraídos. Dijeron que había muchos cuerpos y comenzaron a demorar la entrega”, dijo Silvina, la hermana de la fallecida.

“Después de tantas idas y vueltas, mentiras y engaños, un empleado de la cochería reveló lo que estaba pasando. ‘Pregunté y trabajadores del hospital me dijeron que se mandaron una
cagada y dieron un cuerpo que no era’, nos dijo el hombre”, agregó la mujer.

Los familiares realizaron la denuncia en la Comisaría N°4 de Parque Patricios.