precio de la carne

El precio de la carne vacuna subió otro 6,4% en marzo y acumuló un aumento del 32,5% en el primer trimestre de 2019. Como consecuencia, el consumo promedio por habitante cayó a niveles mínimos desde, al menos, 2011: 49,6 kilos por habitante. Los datos son de la Cámara de Industria y Comercio de Carnes (Ciccra).

Las alternativas a la carne vacuna también registraron fuertes incrementos en marzo. El precio del pollo se disparó 23,6% el mes pasado y sumó un aumento del 36,5% en tres meses. El cerdo viene rezagado, pero aumentó 8% en marzo, para acumular una suba del 15,6% en el trimestre. Los tres alimentos suben así más que el IPC, que habría acumulado desde enero un 11 por ciento.

En enero y febrero, la carne vacuna había subido 8,6% y 14,7% mensual, respectivamente, según el relevamiento de Ciccra.

En un año, el pollo más que duplicó su precio al consumidor, al aumentar 104,3 por ciento. La carne de vaca, en tanto, subió 68,9% anual. Y el cerdo, 53 por ciento, siempre de acuerdo a los datos de Ciccra.

La suba de precios incidió en el consumo de carne vacuna. En el primer trimestre de 2019, el consumo aparente por habitante fue de 49,6 kilos por habitante por año “y resultó 13,4% menor al del primer trimestre de 2018”, indicó Ciccra. La entidad no mide cómo evolucionó la compra de pollo y de carne de cerdo, aunque se presume que operan como sustitutos.

Al comparar la evolución de los precios del último año con la de los salarios, la carne vacuna aumentó 29,4% en términos relativos (es decir, se hizo más pesada para el bolsillo porque los incrementos salariales no acompañaron). El pollo trepó 56,5% y el cerdo, 17,2%. “Estos guarismos resultaron consistentes con la retracción del consumo interno de carnes en los últimos meses”, sostuvo la industria cárnica.

Ciccra compara el aumento de las carnes con la evolución de los salarios durante la “era Macri”. En la gestión Cambiemos, consignó, el IPC trepó 186,7% y los salarios en blanco del sector privado, 138,2 por ciento. En el mismo periodo, el precio del pollo subió 154,6%, el de la carne vacuna, 141,1% y de los cortes porcinos, 126,8%. “Aun a pesar de lo ocurrido en los últimos once meses, el poder de compra del salario formal todavía resultó 1,8% superior en términos de la carne vacuna y 5% mayor en términos de la carne porcina”, indicó.