comodoro rivadivia

COMODORO RIVADAVIA.- El grupo de vecinos que asesinó el lunes pasado a un hombre de 48 años, señalado como el padre de un supuesto violador de un chico de 12 años, no solo cometió un brutal homicidio, sino que también se equivocó al responsabilizar a una familia que nada habría tenido que ver con el ataque sexual. En un primer contacto con los investigadores, la víctima no reconoció como su abusador a la persona cuyo rostro enardeció a los vecinos y a la que ya habían condenado en las redes sociales antes de quemar su vivienda y linchar a su padre.

Por el crimen de José Oviedo hay 4 arrestados que serán sometidos hoy a la audiencia de control de detención. Por la violación no hay sospechosos. El caso de justicia por mano propio dio un nuevo giro y mantuvo alertas a los vecinos, que ayer participaron de una nueva movilización pidiendo justicia.

La furia se desató el lunes por la tarde en la Fracción 14, un barrio de viviendas humildes de Comodoro Rivadavia. Junto con el relato del chico a su familia se activaron las redes sociales, donde se señaló a un potencial culpable. El menor caminaba desde la escuela a la que concurre hacia su vivienda. En la avenida Chile fue interceptado por un hombre que lo asaltó, llevó a un descampado, golpeó y violó.

La información corrió rápido en el barrio y de inmediato se reunieron por lo menos 50 vecinos indignados. Las redes hicieron lo suyo: la cara del supuesto violador llevó a la turba a quemar la casa de ese sospechoso, que minutos antes y alertado por la policía, se escapó junto a un efectivo, según relató el subjefe de la policía de Chubut.

El padre del sentenciado por los vecinos intentó defenderse. Hierro y machete en mano, encaró a los vecinos que reclamaban justicia. Un segundo policía intentó tomar del brazo al hombre, pero el grupo más numeroso avanzó sobre el hombre y lo mató a golpes, a pocos metros de la vivienda en llamas.

Gómez Ocampo explicó que en las redes sociales se montó una pueblada de entre 40 y 60 personas que salieron en busca del supuesto violador, sin saber que el chico ya había dicho a las autoridades que no había sido ese el responsable. El nombre equivocado había corrido como pólvora en las redes y provocó que decenas de vengadores salieran a buscar justicia por mano propia sin verificar si, efectivamente, se trataba del violador al que querían ajusticiar.

La escalada de violencia de este lunes potenció a los vecinos en las técnicas del Far West: luego de golpearlo, el grupo intentó atar a Oviedo con una soga y hacerle un nudo a un vehículo, para llevarlo por las calles de ripio del barrio. Sin embargo, ante la intervención policial, el cuerpo de Oviedo quedó tirado en medio de la calle.

De acuerdo con la pesquisa, el chico le contó a su madre que cuando regresaba a su hogar fue interceptado en la vía pública por una persona que lo amenazó con un cuchillo y lo obligó a ir hasta un descampado, donde lo sometió sexualmente y luego lo golpeó. “El chico llega a la casa de su madre herido y cuenta lo que le pasó, tras lo cual se pone en práctica el protocolo de actuación ante estos casos y es llevado al hospital”, detalló el subjefe de la policía chubutense.

El resto lo hicieron las redes sociales y una pueblada descontrolada. “Cuando el hombre [Oviedo] vio llegar al grupo enardecido, salió corriendo de la casa, aunque fue alcanzado y golpeado. Comenzaron a pegarle, incluso literalmente se lo arrebataron de las manos a la policía”, contó el subjefe policial.

Gómez Ocampo añadió que incluso uno de los agresores “pretendía atarlo con una soga para arrastrarlo por la calle”, aunque finalmente los efectivos lograron impedirlo y secuestraron ese elemento para ser aportado como prueba en la investigación.

Investigaciones paralelas

Tres son las investigaciones judiciales abiertas: una por el abuso sexual al que fue sometido el niño a cargo del fiscal especializado en la temática, Martín Cárcamo, y otra por el homicidio de Oviedo, en manos de la fiscal de guardia, Verónica Dagotto, y del fiscal jefe, Juan Carlos Caperochipi. La tercera investiga el accionar de la policía durante el operativo.

Por el crimen de Oviedo hay cuatro detenidos. Para los allanamiento fue clave el testimonio de los policías que siguieron, impotentes, la escalada de violencia de los vecinos. El ministro de Gobierno de Chubut, Federico Massoni, indicó que en el caso de la mujer detenida “la reconoce uno de los policías afectados a los allanamientos y que también había estado anoche intentando evitar la ‘pueblada’ y luego se cotejaron las fotografías y se la distinguió, tras lo cual se le informó al fiscal, quien se mostró interesado en su detención”.

El funcionario agregó: “Esto es una locura total producto del manejo irresponsable de las redes sociales que empezaron a señalar a una persona”.

A su vez, desde el Ministerio Público Fiscal de Comodoro Rivadavia informaron que “el contexto en que se produjeron ambos hechos complejizó la tarea investigativa, pudiendo incluso haberse eliminado evidencias como consecuencia de la intervención desbordada de los vecinos”. Asimismo, se informó que se investigará penalmente si hubo una actuación policial deficiente en el hecho por el que terminó muerto Oviedo. En ese sentido, Massoni añadió que desde su ministerio también “se inició una actuación sumaria para determinar la responsabilidad policial”.