san juan

Un video grabado con un celular fue la clave para ponerle fin al calvario de una nena de ocho años en la localidad sanjuanina de Rawson. También quebró a una familia que, con espanto, así se enteró que el abuelo, un hombre de 77 años, abusaba sexualmente de ella.

La encargada de sacar el hecho a la luz fue la hermana mayor de la víctima, otra nena apenas cuatro años mayor, que ahora investigan si también sufrió abusos por parte del anciano, que ya fue detenido.

El hecho ocurrió el domingo. El acusado las llamó para “jugar” con ellas a la habitación que ocupaba en el fondo de la casa. La hermana, de 12, no soportó ser testigo de esa situación y se le ocurrió grabar la escena con su teléfono para poder probar lo que ocurría.

Con ese video le pidió ayuda a su papá y más tarde fue incorporado a la causa por abuso sexual con acceso carnal agravado que se inició en contra del abuelo en el juzgado de Benedicto Correa, publicó el sitio sanjuan8.com.

El avance de la investigación estará marcado en los próximos días por la declaración en cámara Gesell de las menores y las conclusiones de los médicos legistas.