Rio Hondo

Una joven de 24 años vivió más de un mes de calvario. Su expareja, que no aceptaba la ruptura amorosa, la secuestró en su casa, la sometía a constantes agresiones físicas y abusos. Logró huir.
A principios de diciembre del año pasado, una joven de apellido Chayre, residente en Chañar Pocito, Río Hondo, recibió la visita de su exnovio. El sujeto se presentó en el inmueble aduciendo que quería hablar con ella. La pareja se habría separado hace un año, pero el sujeto —según indicó la damnificada— continuaba hostigándola. La mujer no aceptó tener la charla, por lo que el sujeto de aproximadamente 30 años, se puso violento. Enfurecido se presentó en su casa y comenzó a insultarla. Ingresó a la propiedad de la familia Chayre, luego de amenazar de muerte a la mujer con un arma de fuego casera.
El sujeto de apellido Gerez, comenzó a golpearla, para luego encerrarla en una de las habitaciones. Le daba agua y comida, pero no le permitía salir. Con el paso del tiempo, llegaron a un acuerdo. La joven no huiría del inmueble, y él “no sería malo con ella”. La mujer aceptó.
A medida que pasaban los días, el sujeto clausuró las aberturas y no le permitía salir de la propiedad a su “amada”. La amenazaba de muerte: “Te llego a ver salir a la vereda y te vuelo la cabeza, vos sabes de lo que soy capaz”.
El calvario que vivió por aproximadamente 45 días, terminó cerca de las once de la noche del jueves. La jovencita se percató que el sujeto estaba ingiriendo bebidas alcohólicas y le dijo que tenía hambre. El sujeto se habría descuidado de la mujer y la víctima escapó. Corrió a la casa de su vecina a quien le contó lo que estaba sucediendo, mientras el sujeto la llamaba a gritos.
De inmediato se dio intervención al personal de la Subcomisaría de Villa Banearia.

Tras una persecución fue apresado

Los efectivos de la Subcomisaría de Villa Balnearia lograron aprehender al agresor. El procedimiento se llevó a cabo, luego de una persecución que dio inició en cercanías del inmueble de la familiar Chayre.
Los investigadores interceptaron al agresor en la Ruta Nacional 9, en el kilómetro 1190. Ante la presencia policial, el sujeto intentó darse a la fuga a bordo de una motocicleta Honda CG de 150cc.; por lo que se internó en una zona montuosa.
Tras una persecución, los efectivos lograron aprehenderlo. Fue trasladado a sede policial donde fue identificado.

Secuestraron una “tumbera”

Los investigadores se presentaron en la propiedad de Chayre, donde el sujeto ante la presencia policial se dio a la fuga del sitio. Los efectivos realizaron las pericias de rigor en el inmueble de la víctima, donde se procedió a realizar el levantamiento de diversos elementos importantes para la investigación.
Los efectivos le secuestraron la acusado un arma de fuego de fabricación casera. El arma era empleada por el agresor para amedrentar a la víctima para que no huyera de la vivienda ni alertar a la Policía sobre lo que estaba pasando en su vivienda. Según los vecinos, escuchaban gritos y golpes en la casa de la víctima.