La muerte que sufrió Gustavo García Ibáñez, 36 años de edad, vecino de la calle Belelli en Banfield, registrado en el rubro de pizzerías de la AFIP, fue particularmente cruel. Lo asfixiaron en su propia casa con bolsas en la cabeza según apuntaron fuentes policiales a Infobae, para luego intentar descuartizar el cadáver y poder deshacerse de él. Sin embargo, la avanzada descomposición del cuerpo habría impedido a los asesinos hacer el corte. Entonces, con una explosión de garrafa fracasada, intentaron quemarlo, el cuerpo y la casa de Banfield.

No lo lograron. Tras fracasar, escaparon en una moto propiedad de la víctima.

Ayer por la tarde, personal de la Comisaria 1° de Ezeiza de la Policía Bonaerense detuvo a tres sospechosos por el crimen, acusados de homicidio agravado y encubrimiento. La primera es Aldana Díaz, quien habría tenido una relación ocasional con García Ibáñez de acuerdo a personas que conocieron a la víctima.

Para los investigadores del caso, Aldana se encargó de tenderle una trampa al pizzero, entregarlo para que le roben el dinero de la venta de un auto. En la casa se encontraron documentos de Díaz, bolsas de nylon con manchas de sangre, ropa manchada de sangre, dos cuchillas.

Imágenes de la casa de Banfield donde ocurrió el hecho

Así, la investigación llegó hasta una ex pareja de Aldana que vive en Ciudad Evita, que habría estado con él hasta el 31 de diciembre por la noche, para luego huir a la Costa Atlántica. La edad de Domínguez no es algo menor: tiene apenas 19 años. 

García Ibáñez fue asfixiado hasta morir: luego intentaron desmembrar el cuerpo

No lo habrían hecho solos. En Ciudad Evita fueron detenidos otros dos supuestos cómplices, dos hermanos de apellido Areco, 20 y 22 años.

Aldana, por su parte, fue encontrada en Las Toninas. Su documento reveló que tiene tan solo 18 años de edad. El fiscal Carlos Hassan está a cargo de la investigación.