Las Lajitas

Otra niña violada. Otra niña que fue drogada para poder ser doblegada. Otra niña víctima de un grupo de varones que la usaron para divertirse. Esta vez fue en Las Lajitas, un pueblo salteño. Los varones la metieron en la pieza de una casa y la violaron para festejar Año Nuevo. La niña, de 14 años, sigue internada.

Según denunció la madre de la nena, minutos después de que comenzara 2019, su hija salió para saludar a unos vecinos. Como al rato su hija no volvía, la madre salió a buscarla. La encontró con compañeras y compañeros del colegio y la dejó que se quedara disfrutando un poco más.

Pero pasó mucho tiempo y la madre, preocupada, salió a buscarla una vez más. Un vecino le dijo que había visto que a su hija la habían metido en una casa, y le mostró cuál era. La casa quedaba a unas quince cuadras de la suya. La mujer tocó la puerta, pero otra mujer, desde adentro, le contestó a los gritos que allí no estaba su hija y no le permitió pasar.

La madre de la niña buscó ayuda y con un grupo de vecinos lograron entrar a la fuerza. Entonces encontró a su hija en una de las piezas, estaba desnuda y casi desmayada. La puerta estaba cerrada con llave, tuvieron que patearla hasta que la pudieron abrir.

En la pieza había dos hombres en ese momento, que salieron corriendo. La nena estaba casi insconsciente. Con ayuda de unos vecinos la niña fue llevada al hospital y la madre a la comisaría para que hiciera la denuncia.

Una vez en el hospital de Joaquín V. González se aplicó el protocolo dispuesto para estos casos. La familia asegura que ellos mismos le dieron la pastilla antiabortiba, desde el Ministerio de Justicia sostienen que fue en el hospital.

Por ahora la niña sigue internada y recién mañana viernes por la tarde podría dar su testimonio en Cámara Gesell. Por el momento los profesionales que la atendieron -médicos- dicen que no está en condiciones de hablar. Clarín pudo saber que la niña aún no fue asistida por psicólogos porque no hay ninguno en Las Lajitas. “Se le dio intervención al Consejo de Menores de Joaquín V. González que sí cuenta con psicólogos”, explicaron a Clarín desde el Ministerio de Justicia. También prometieron asistencia psicológica para la madre.

La Fiscalía Penal de Joaquín V. González, Delegación Las Lajitas, está a cargo de la investigación. Hasta el momento son cuatro los detenidos. Primero se logró la detención de los dos jóvenes que estaban dentro de la habitación: tienen 22 y 19 años, y ya fueron imputados. Son César Ismael Palma y Agustín Vicente Pérez, a quienes se los acusa del delito de abuso sexual con acceso carnal calificado.

Después también fueron detenidos Antonia Tomasa Gil, dueña de la casa donde ocurrió la violación, y quien sería su sobrino, Luis Rodrigo Gil. La mujer detenida es madre de Palma y el fiscal la imputará este jueves por ser cómplice, y Luis Rodrigo Gil por abuso sexual con acceso carnal calificado. Al parecer, los tres varones serían primos entre sí. Son changarines, trabajan como albañiles y peones de campo.

La casa fue allanada y se tomaron muestras y se llevaron ropas. Desde la fiscalía también se están tomando testimonios de vecinos y amigos de la niña.

Paulina, una de las tías de la nena, contó a Clarín que un hombre había intentado violar a la nena dos meses atrás. “La siguió durante dos semanas por la calle, la seguía por todos lados, cuando iba al colegio, cuando volvía. Mi sobrina y mi hermana hicieron la denuncia pero no pasó nada. Una noche él la agarró y la arrastró hasta el cementerio, eran como las ocho de la noche, estaba oscuro. La quiso violar pero justo una vecina lo vio y salió a los gritos y el tipo se escapó. Mi hermana y mi sobrina volvieron a hacer la denuncia. No pasó nada. El tipo sigue dando vueltas por la calle como si nada. Mi hermana vive sola con sus tres hijas, todas mujeres, tiene miedo. A ella tampoco le dieron contención psicológica”. La mamá de la nena tiene 32 años y ayuda en la despensa de su madre. Sola mantiene a las tres nenas.

Seguirán detenidos los cinco acusados de violar a una chica de 14 años en Miramar
Mónica, otra de las tías de la nena, salió en un medio local pidiendo justicia: “Lo que pedimos es justicia, que no entren por una puerta y salgan por la otra. Sabemos que uno de ellos dijo ‘nosotros así como entramos vamos a salir’. Nosotros no queremos verlos más, no queremos otra sobrina, otro nieta nieta, otra hermana violada, no queremos esta gente en nuestra sociedad, en nuestro pueblo”. Sobre su sobrina, contó: “Ella está mal, aún bajo efectos de las drogas, dormida”. Y aseguró que tuvieron que pedir custodia policial porque la esposa de uno de los detenidos se metió en la casa para decirle a la madre que retire la denuncia.

La tía dijo que este viernes a las 18 horas harán una marcha por toda las niñas de la zona que han sido violadas: “Hay muchas niñas que han sido mamás por efectos de una violación”.