La Matanza

Matías Villavicencio había comprado un arma de fuego por la cantidad de sucesos delictivos que veía a su alrededor. El martes 1° de enero, cerca de las 7, mientras volvía de bailar de un boliche en Laferrere y dejaba a dos amigas en sus respectivas casas, fue interceptado por un auto con cuatro delincuentes. Al intentar defenderse con su arma para que no le quitaran el auto, fue asesinado de dos balazos.

El hecho ocurrió en la localidad bonaerense de Rafael Castillo, partido de La Matanza. Esta tarde, cientos de vecinos, familiares y amigos se manifestaron en Gonzalez Catán, barrio en el que vivía la víctima, pidiendo justicia.

“Sabíamos que él había comprado un arma por el tema de la inseguridad.  Tenía su arma legal, como tenía que ser, la tenía encima. Reaccionó mal y si hubiese entregado el auto quizá no terminaba así. Se nos fue Mati, lo hicieron a sangre fría. Sin importarles nada”, expresó un amigo de Matías en la marcha que se desarrolló en Atalco y Ruta 3 (Km 30).

El joven de 27 años, padre de dos hijos de 4 y 6 años, se había comprado hace algunos meses un Volkswagen Vento, el cual mostraba frecuentemente en sus redes sociales.Trabajaba en una estación de servicio Shell ubicada en Villa Martelli.

El arma que había comprado (poseía tenencia legal) era una calibre .40; la intentó alcanzar al momento en el que fue abordado por los delincuentes en la esquina de Las Flores y Ñorquín. Sin embargo, recibió dos proyectiles, los cuales impactaron en su rostro y en la espalda y no llegó a tomarla.

A sus amigas, dos hermanas de 18 y 20, les pidió que no se bajaran, porque se había dado cuenta de que iban a robarles. Allí intentó sacar el arma pero no tuvo tiempo y fue alcanzado por los disparos. Villavicencio fue trasladado de urgencia al Hospital Simplemente Evita, lugar al que llegó sin vida.

La causa quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios del Departamento Judicial La Matanza, que ordenó perimetrar la escena del crimen para pericias y tomar declaración a más testigos.

“Vemos que venían cuatro chicos a pie. Nos empezaron a mirar a nosotros y el auto. Matías y mi hermana se dieron cuenta enseguida de que nos iban a robar, por eso me pidieron que vuelva a subir al auto, pero cuando vinieron a asaltarnos, Matías quiso defenderse y le dispararon primero“, señaló M., una de las chicas que viajaban con la víctima.

“No sabía que Matías llevaba un arma, pero no me sorprendió, quizá quería defenderse. Lo conocimos hace unos cinco meses. Queremos justicia, no puede ser lo que pasó“, concluyó la joven.