Ingrid Figueroa Cruz, que desde hace 15 años vive en Tucumán, dijo que tras ver la denuncia de la actriz Thelma Fardín le dio fuerza para exponer a través de Facebook y más tarde denunciar en la Justicia, que ella también fue abusada, pero por el cura de la ciudad de Hualfín (Catamarca), Moisés Pachado, cuando era una niña de 9 años. El cura niega todo y dice que la joven es una militante feminista que odia la iglesia.

En su perfil de Facebook, la joven contó que “un domingo después de misa él me pide que me quede a ayudarle a acomodar todo en la sacristía. Acepto y en eso viene por detrás y me besa, después me lleva a su dormitorio, me obliga a que le practique sexo oral, me baja el pantalón y toca mis partes íntimas. Yo le pedía que no lo haga mientras lloraba”.

Más tarde, en Radio Valle Viejo, la joven se explayó en su relato, por momentos ahogado por lágrimas, cuando detalló que tras el hecho de violencia sexual, “yo no conocía demasiado de mi anatomía o de mi cuerpo en ese momento. Me dijo que no dijera nada, que era un secreto, y que, lo mismo, nadie me iba a creer. Que era muy querido en Hualfín y en aquella zona”, dijo la joven oriunda de esa pequeña localidad.

Foto subida por la denunciante a Facebook para demostrar la relación con el cura cuando era niña.

Su madre no le creyó

“Como pude, me subí el pantalón y salí corriendo para mi casa. Le dije a mi mamá, pero como no hubo penetración, por supuesto no había semen ni nada. Mi mamá me bajó el pantalón al no ver nada, creyó que era una mentira. Le tenían extrema confianza. Pensó que ‘cómo siendo él semejante persona podría hacer una cosa así’”.

“A los dos años, le conté a otro sacerdote del pueblo, que me acompañó psicológica y emocionalmente, pero jamás me dijo que habría que hacer una denuncia o nada. Yo era una niña de pueblo que no tenía demasiada información. Mi mamá en ese momento, me dijo que si era verdad, vayamos a la policía y yo me asusté y le dije que no. Tuve pánico”.

Se lo cruzó a los 15 años

“Después, cuando estuve estudiando en el Colegio del Carmen en la ciudad como pupila en el Buen Pastor, me lo volví a cruzar (a Pachado), yo con 15 años de edad. Me pidió que lo visitara, que estuviera cerca de él y allí empecé con ataques de pánico y llegué a desmayarme dos veces en el colegio. Sufrí mucho durante los tres años que estuve en Catamarca.(…) Cuando me empezaron a hacer estudios para diagnosticar lo que me estaba sucediendo a nivel físico, no encontraron nada, pero era que yo estaba somatizando todo. Allí empecé la terapia psicológica que me llevó todos estos años, pero nunca nadie me habló de hacer una denuncia. Después preferí dejarlo en el olvido, pensando que ya iba a pasar”.

Cruz vive hoy en Tucumán y es militante feminista.

La víctima expresó que a mediados de año se acercó a participar de manifestaciones feministas que se dieron en la Plaza 25 de mayo, y allí se contactó con personas que le brindaron información para exponer lo que le había sucedido, pero tras hablar con una organización de Buenos Aires no obtuvo respuestas.

Las secuelas emocionales y psicológicas que hasta su adultez la marcaron, se dejan entrever cuando contó que “en mi primer embarazo me entero que mi bebé era mujer, se me cayó el mundo, porque pensé que no iba a poder protegerla, y me dio mucho miedo. Si yo no me pude proteger”.

No contó antes porque la gente “lo veneraba”

Sobre el hecho de haber esperado 21 años desde lo sucedido para exponerlo, Ingrid expresó que “la gente lo quería y lo veneraba. Era ponerme sola contra el mundo, y de una fuerza que yo no iba a poder aguantar, así que lo silencié”, expresó, asegurando que estuvo en contacto con otras dos mujeres que sufrieron situaciones similares con el religioso cuando eran niñas.

“Se que estoy ayudando con mi relato a muchas otras mujeres, pero es muy difícil remover todo esto”, consideró, asegurando que la denuncia pública de la joven actriz Thelma la ayudó a decidirse a contar todo finalmente.

“Rechaza la Iglesia, es militante feminista”

Por su parte el cura denunciado señaló, en relación a la denuncia que “niego, absolutamente todo, no es real, esto que ha pasado hace tantos años. Me extraña tanto que ha pasado y ya no es una niña, yo siempre he estado volviendo al pueblo porque mi familia vive por esos lados, o sea que tenía grandes oportunidades para hablarme o denunciarme y jamás pasó”.

“Me pregunto cuáles son las razones que han llevado a hacer esto, ella exhibía por ahí que pertenecía a esta identificación con los pañuelos verdes, a favor del aborto, y maneja la ideología de genero, desprecio y rechazo a la iglesia”, sentenció.

La abogada dice que tiene otra denunciante que complicará más al cura.

Otro caso, el mismo cura

La abogada Silvia Barrientos, quien representa a Ingrid Figueroa Cruz, quien radicará la denuncia penal contra el sacerdote Moisés Pachado, señaló que en las últimas horas tomó conocimiento de otro caso que lo involucra.

En diálogo con El Ancasti, la letrada señaló que la víctima actualmente reside en otra provincia, pero que se contactó con ella para informarle que quiere hacer la denuncia penal contra Pachado.

fuente: elancasti