De bandera mediática del oficialismo, el humorista Alfredo Casero pasó ayer a ser una voz crítica del Gobierno, al que le reclamó por sus medidas y dijo que interpretaron mal su parábola sobre el “flan”. Aunque igual siguió su embestida contra el kirchnerismo.

“Que haya aparecido el Presidente comiendo flan y que todos griten queremos flan significa que no entendieron absolutamente nada, ni siquiera se detuvieron a entender la parábola, que es trágica, no es graciosa”, dijo en declaraciones a LN+.

Y siguió: “Tenemos adelante un Gobierno con el culo pesado, con el pecho frío, que nos ha abandonado a todos los que pusimos el pecho porque se piensan por ser Pro ganaron, y ganaron porque toda la gente se puso en contra de algo que fue terrible: un choreo absoluto durante años”. “Al Gobierno le importa tres carajos la gente, lo que dice y lo que piensa”. No obstante, el humorista remarcó que votaría el Gobierno, y dijo: “Yo no me vengo a quejar porque no me apañan, jamás me apañaron. Hoy por hoy lo que veo no me gusta, y lo voy a recontra remarcar; tengo derecho de poder decir: ‘esto no me gusta'”, insistió.

Casero cuestionó además que el Gobierno tenga una “apertura absoluta a todo lo que les antoja a los sindicatos” y que los líderes gremiales hagan “lo que se les canta”.