La peor cara de la desesperación se tradujo en que una familia, desesperada porque los niños no comían desde hacía días, decidió robarle el caballo a un vecino que este utilizaba para cartonear. Trasladaron el animal a una casilla humilde ubicada en los alrededores de calles 521 y 143 del barrio Las Quintas de La Plata, lo carnearon y lo comieron.

“Uno de los chiquitos llevaba una pata en cada mano, y entre los más grandes arrastraban el resto del cuerpo”, le contó al portal infoblancosobrenegro.com Gladys, vecina del lugar y testigo de lo ocurrido. “Al rato se hizo de noche, y ya estaban asándolo en un fuego improvisado en el fondo de su casilla”, agregó la mujer, quien más tarde tuvo que declarar en sede policial.

La pareja de ladrones está compuesta por varios hijos, todos ellos viven en extrema necesidad y sin un empleo fijo. Las criaturas apenas van a la escuela a almorzar, y que para ellos es la única comida del día. Según fuentes policiales, todos en el barrio saben quién es la familia, pero aún así piden que no sean acusados, porque los vecinos saben que tanto los niños como sus padres no tienen dinero ni sustento propio.

Los vecinos de la zona contaron que el matrimonio sostiene a unos seis menores, quienes además de sufrir por la falta de alimentos caminan por las calles del barrio sin abrigo y comen, cuando pueden, en un merendero comunitario de la zona.“En el barrio todos entendimos al carrero, que es un laburante y no merecía que le pasara esto”, señalaron habitantes del barrio.

Por otra parte, miembros del Movimiento Octubres, de la CTEP y de la CTA que desarrollan tareas comunitarias en Las Quintas, ya hicieron el reclamo ante distintos organismos públicos para que se ayude tanto cartonero como para la familia que se comió al caballo.