El polémico y mediático economista, Javier Milei, durante una conferencia que tuvo lugar en la provincia de Salta, maltrató a una periodista y fue repudiado por la audiencia.

Milei, quien llegó invitado por el diputado nacional Alfredo Olmedo, le dijo “burra” y “soberbia”, a los gritos y fuera de si a la periodista, Teresita Frías. Además de los insultos, amenazó a la comunicadora y le dijo que, si no leyó, no discuta sobre cosas que “no sabe un carajo”, lo sostuvo cuando Frías le preguntó sobre teorías keynesianas.

Luego, cuando llegó el turno de volver a preguntar, el periodista Rodrigo García se solidarizó con su compañera y dijo: “Se me fueron las ganas de hacerte preguntas sobre economía. Pero te pido por favor que le pidas disculpas a la dama que agrediste gratuitamente”. Javier Milei, por su parte, se negó y también lo agredió.

La ley Nro 26.485 de protección integral a las mujeres, que fue sancionada el 11 de marzo de 2009 y promulgada en abril de ese año, es una ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollemos nuestras relaciones interpersonales y en el artículo 2, inciso C, habla de “las condiciones aptas para sensibilizar y prevenir, sancionar y erradicar la discriminación y la violencia contra las mujeres en cualquiera de sus manifestaciones y ámbitos”. Y en su artículo 4 define que “violencia contra las mujeres es toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, que afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial.

“Pero a esta ley parece que el catedrático Javier Milei no la conoce o no le interesa. El afán de agrandar su circo y momento mediático, lleva a que personajes como éste violenten a una mujer y se sientan avalados por parte de una sociedad patriarcal que avala primitivo comportamiento. Por esto quiero hacer público mi repudio a este economista por gritarme, y tratarme de burra, totalitaria y soberbia durante una de sus charlas económicas realizadas en la ciudad de Metán en el Colegio de Abogados, a la que fui en calidad de periodista.

El economista arremetió contra mi persona porque según su parecer “no sé de keynesianismo y tengo que estudiar más del tema antes de mandarme a preguntar ‘burradas’.

Aclaro que mis preguntas solo fueron a nivel periodístico. No considero bajo ningún punto de vista el maltrato sufrido por este economista que al parecer las luces de un estudio de TV y seguidores en Twitter hicieron que se olvide del respeto. Esta persona me gritó e insulto comparándome con un asno solamente por ‘pensar que defiendo las teorías de Keynes’, a los gritos en frente a personas calladas, quizá algunos avalando este repudiable acto de violencia machista.

E mal momento vivido, sin motivo alguno, lo repudio #BastaYaDeMachosViolentos, ¿tratar de asno a una mujer por preguntar?. Aclaro lo de mi condición de mujer porque luego de mi intervención un hombre preguntó y no reaccionó de la misma forma, es más, volvió a cargar contra mi condición de mujer preguntando “todavía está la chica que defiende a Keynes?”. Claramente el tema lo convirtió en algo personal.

También quiero destacar que durante el ataque sufrido se encontraban en la sala el intendente de la ciudad (Fernando Romeri) y el diputado (Alfredo) Olmedo entre otros que no se pronunciaron durante tal ataque, por miedo a la represalia quizá? No lo sé, lo cierto es que antes de terminar la charla el colega Rodrigo García le pidió que se “retracte por la violencia que descargo hacia mi persona”, junto a un grupo de hombres no conozco a todos-pero se encontraban: el señor Vera, el señor Caliva, y el señor Maurell que le solicitaban que me pidiera disculpas, cosa que no sucedió porque para el mediático economista “le falte el respeto por no saber”.

Cabe resaltar que finalizada la charla se acercó el diputado Olmedo “pidiéndome disculpas y dejándome en claro que no se siente representado por Milei.

Lamentablemente las mujeres seguimos siendo víctimas de estos hombres que no soportan que alcemos la voz ni siquiera en ámbitos laborales, lo que me duele es que la violencia hacia las mujeres está tan naturalizada, sacando a este grupo de hombres de buena fe, ¡nadie hizo nada! Se encontraban en la sala dos representantes del pueblo y callaron. Hasta hubo risas por parte de algunos presentes y otros avalaron el “mira cómo te dejó en ridículo” que aplicaba el violento de Javier Milei. ¡Basta de naturalizar en cualquier ámbito la violencia hacia una mujer¡ ¡Basta de callar!