En la mañana de hoy, uno de los testigos más esperados en el juicio contra Nahir Galarza, era el psiquiatra Simón Gighlione quien la entrevistó en varias oportunidades oportunidades.

Fueron tres las “entrevistas semiestructuradas” en las que el profesional indagó sobre la psiquis de la imputada, según explicó el profesional.

Gighlione, a quien el Ministerio Público Fiscal le encomendó la realización de un informe sobre la salud mental de Nahir Galarza, en el que había asegurado que la imputada del crimen de Fernando Pastorizzo era “consciente de sus actos” y que reconocía “la diferencia entre el bien y el mal”, prestó testimonio esta mañana.

En su testimonio de esta mañana Gighlione aseguró sobre la imputada:

  • Tiene conciencia en sí mismas, sin trastornos
  • Distinguía lo lícito de lo ilícito
  • Disregulación emocional con tendencia a la irritabilidad
  • Insomnio y baja tolerancia a la frustración
  • Si bien tiene un tic -lavarse las manos-, éste no encuadra en los Trastornos Obsesivos Compulsivos (TOC)
  • No presentaba una personalidad esquizotípica.

Fuente: El Día