Luego de la tragedia del ex Parravicini colocaron un vallado sobre la acera del edificio de calle San Martín 730.

 

El inmueble fue inaugurado en 1913 como sede del Banco Francés. En los últimos años viene mostrando deplorable estado de abandono y serios problemas estructurales, como caída de mampostería, grandes grietas en la fachada y hundimiento de sus cimientos.

 

 

El tradicional edificio está ubicado en el corazón de lo que se conoce como “la city tucumana”. Por ese lugar hay un intenso movimiento de gente todos los días, motivo por el cual la estructura implica un gran riesgo para los peatones y los automovilistas que circulan por esa cuadra.

 

Tras el derrumbe del ex Parravicini, muchas personas comentaron en las redes sociales y en los medios sobre el mal estado de ese edificio, entre otros tantos de la ciudad como el de la ex estación de El Provincial en Avenida Roca.

 

El vallado fue realizado con cintas que fueron colocadas alrededor de la precaria estructura instalada hace unos años en la vereda, con la idea de proteger a los transeúntes ante la posibilidad de que hubieran desprendimientos de mampostería de la fachada.

 

Este encintado obligará a quienes circulen por esa vereda a bajar a la calle o cruzar a la vereda del frente.

 

Aunque es una buena medida de seguridad, muchos no quedaron conformes y opinaron que no es suficiente teniendo en cuenta que por el tamaño del edificio, en caso de un derrumbe, los escombros caerían también sobre gran parte de la calle, como sucedió con el ex Parravicini.

 

En las redes sociales muchos tucumanos opinaron que lo mejor sería cortar el tránsito en esa cuadra hasta que la estructura del inmueble sea reparada como corresponde.