La  Justicia de San Martín condenó a un hombre a prisión perpetua por asfixiar y asesinar a su beba en marzo de 2015. “Cony” o “Conita”, como la llamaban, tenía sólo cinco meses cuando su madre, al volver de trabajar, la encontró dentro de su cochecito, ya sin vida. Los hermanos de la víctima vieron todo. Y sus testimonios fueron esclarecedores. “Él le seguía pegando porque ella lloraba…yo le decía a Pablo que eso no se podía hacer”, contó uno de los niños a su madre. La autopsia determinaría que el cuerpo de la beba presentaba varias fracturas y golpes. Y que las había causado Pablo Cortés, su padre.

Después de varias jornadas de debate oral, el Tribunal Oral en los Criminal N° 7 de San Martín determinó este mediodía que Cortes fue el autor del homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía, según informó el abogado Marcelo Biondi, representante legal de Romina Palazzo, la madre de la niña. La querella había solicitado que el acusado también fuera condenado por femicidio vinculado, pero esa calificación penal no prosperó.

“Por fin se hizo justicia por Cony”, decían los familiares de la niña al término de la audiencia “Fue muy fuerte todo”, enfatizó Palazzo. Hacía tiempo que no veía a Cortés y tuvo que enfrentarlo durante el juicio.

El crimen ocurrió en la madrugada del 29 de marzo de 2015. Palazzo y Cortés se habían separado luego de dos años de relación, pero seguían en contacto por la hija que los unía. La mujer tenía que ir a su trabajo como camarera en un bar, así que la noche anterior dejó a cargo del hombre a la beba y a otros dos niños, hijos suyos con otra pareja. Cuando la mujer regresó a primera hora de aquel domingo halló a “Conita” desvanecida en el cochecito. Sin perder un segundo la llevó de urgencia al hospital, pero los médicos no pudieron salvarla.

Homicidio de Constanza Palazzo