Cuando entraron a la guardia del hospital de Florencio Varela con su bebé de apenas ocho meses en brazos, la pareja de adolescentes dijo que su hijo “se había caído” pero los estudios médicos revelaron un hecho aún más grave. Lo habían golpeado brutalmente y hasta le detectaron hepatitis por una gran ingesta de alcohol.

La mamá de la víctima no tardó demasiado en quebrarse y admitir que “ellos lo habían agredido” por lo que ambos jóvenes, de 19 años, fueron detenidos acusados de emborrachar y pegarle a su bebé hasta provocarle una fractura de cráneo. También, según indicó el sitio local Conexión Sur, le lesionaron una costilla y una pierna.

La causa quedó en manos del fiscal Darío Provicionato, quien imputó a la pareja por el delito de “lesiones graves”. El bebé permanece internado.