Tres delincuentes armados tiraron abajo a patadas una puerta de una casa de Florencio Varela donde se encontraba la dueña, de 28 años, que había dado a luz hacía menos de un mes, con sus cuatro hijos. La mujer no tenía dinero para darles y los hombres la violaron frente a los chicos.

La mujer atinó a decirles que todavía no había cobrado aún las asignaciones familiares y que sólo tenía algunas monedas. Entonces la amenazaron con violar a su hija de 11 años. Mientras les rogaba que no lo hicieran, los ladrones dieron vuelta su casa en busca de algo de valor para llevarse. Efectivamente, no había nada.

No abusaron de la nena pero entre dos violaron a la mujer, que apenas empezaba a recuperarse del parto, y delante de sus hijos. Después escaparon, con una ventana nueva y materiales de construcción.

Se fueron, pero los vecinos los reconocieron y entregaron fotos a la policía. Según publicó el Diario Popular viven en el mismo barrio y la semana pasada, habían robado una panadería y otras casas de la zona.