SANTIAGO DEL ESTERO

SANTIAGO DEL ESTERO – Un hecho verdaderamente alarmante se registró -pasado el mediodía de ayer- en un colegio céntrico de a capital santiagueña cuando un alumno informó que su compañero tenía un arma de fuego guardada en la mochila.

Según informaron las fuentes policiales consultadas, el grave episodio fue descubierto por el director de la institución, quien fue alertado por los docentes del menor de 15 años, que reconoció que tenía el arma que era de su abuela, quien es coleccionista.

El arma estaba escondida debajo del pupitre de un alumno. Ante la dramática situación, las autoridades dieron aviso a la policía, lo que generó un revuelo en la institución.

Pese a que -para evitar especulaciones y paranoia- se trató el tema con hermetismo, se supo que el menor manifestó que días atrás su mamá había sido víctima de un robo y el decidió tomar el arma para “defenderse”.

Además, se supo que el estudiante explicó que el arma no estaba cargada y que no se lo había mostrado a nadie, solo le contó a su compañero a modo de confesión, pero que él no habría amenazado a nadie.

La fiscal de turno, Dra. Alejandra Holgado tomó intervención en el caso y ordenó que los peritos de la Policía Científica arriben al establecimiento y secuestren el arma. Además ordenó que los padres y el menor sean citados al Ministerio Público.

Los padres del menor también se hicieron presentes en el colegio e informaron que el arma permanecía a la abuela del niño quien tenía todos los permisos para portar el arma, pese a todo ello, la fiscal ordenó que la misma quedara secuestrada.

Según se supo, hoy un grupo de padres se presentará en el establecimiento para pedir explicaciones y garantías de que sus hijos se encuentran resguardados, ya que se desconoce el motivo por el cual el estudiante llevó el arma.

Lamentablemente no es el primer hecho en que estudiantes van armados a clases. Como se recordará el pasado 30 de julio, se vivió un hecho similar en un colegio céntrico, cuando las docentes descubrieron que una alumna de sólo 10 años tenía en su mochila una pistola 9 mm cargada.

En esa oportunidad se supo que la menor no habría amenazado a nadie, pero la pistola 9 mm estaba con su respectivo cargador y pudo haber sucedido una tragedia. La alumna les habría revelado a sus compañeras que tenía el arma en su mochila, y fueron éstas las que alertaron a la maestra de la situación.

La docente inmediatamente habría constatado la situación e informó a sus superiores, solicitando la presencia de la Policía. Allí Criminalística acudió a la institución educativa y por disposición del fiscal de turno, Dr. Sebastián Robles, secuestraron la pistola.

Fuente El Liberal