Al menos 140.000 jóvenes de 16 y 17 años se quedarán sin poder ejercer su derecho a votar en las elecciones de este año, por no haber cumplido la renovación obligatoria del DNI correspondiente a los 14 años, o porque, habiéndola hecho, no fueron debidamente incluidos en el padrón electoral. Las cifras surgen de analizar la cantidad de votantes menores de edad habilitados para estos comicios en comparación con los datos del padrón de 2017.

De acuerdo con cifras obtenidas por por medio de un pedido de acceso a la información pública presentado ante la Cámara Nacional Electoral, en las PASO del 11 de agosto podrán votar 984.725 jóvenes de 16 y 17 años, lo que representa un 2,9 por ciento del total del padrón. En los comicios nacionales de 2017, esa cifra fue de 1.125.591, un 3,4 por ciento del padrón. Es decir que el universo de votantes menores de edad se redujo en 140.866 electores en los últimos dos años. La disminución no tiene una justificación demográfica y no fue explicada en detalle por la justicia electoral ni por el Ministerio del Interior.

Los menores de edad habilitados para votar en 2019 también son menos que en 2015, cuando totalizaron 1.035.593. Fue la primera elección presidencial en la que se los incluyó en el padrón, después de la implementación de la ley de voto joven, sancionada en 2012. En 2013, primer año en que se habilitó el voto de los electores de 16 y 17 años, los empadronados fueron 674.130. Esa cifra fue muy baja debido a que el resto no llegó a renovar su DNI. Antes de la sanción de la ley, la renovación del documento debía hacerse a los 16 años.

El voto de los jóvenes de 16 y 17 años se rige por un régimen especial: es obligatorio, pero en caso de que no concurran a sufragar, los menores no son considerados como infractores. El nivel de participación es, por eso, menor que el del total de electores. En 2013 fue de 54 por ciento; en 2015, del 58 por ciento, y en 2017, del 52 por ciento, según cifras obtenidas. En las últimas elecciones, el mayor índice participación se dio Santiago del Estero y Formosa, donde votaron el 74 por ciento y el 73 por ciento de los jóvenes, respectivamente. La cifra más baja, del 31 por ciento, se registró en Chubut y Tierra del Fuego.

La disminución del número de empadronados para los comicios de 2019 no tiene una justificación demográfica. La cantidad de “nacidos vivos” entre 2000 y 2003, período correspondiente a los jóvenes que deberían haber entrado en el padrón electoral en los comicios de 2017 y 2019, se mantuvo estable, en torno de los 700.000 nacimientos, con una leve tendencia al alza. O sea que, la cantidad de empadronados debería haberse mantenido estable o incluso haber subido, pero nunca haber caído. No es una reducción menor: es una caída del 12,5 por ciento entre 2017 y 2019. En el mismo período el total del padrón creció un 1,1 por ciento.

Consultados , en la Cámara Nacional Electoral atribuyeron la reducción de la cantidad de empadronados a una disminución en la renovación de DNI por parte de los jóvenes. Las cifras oficiales, aportados por el Ministerio del Interior, confirman que el número de adolescentes que cumple con el trámite correspondiente a los 14 años disminuye sin pausa desde 2015, cuando alcanzó el récord de 1.001.808 trámites. En 2016, hubo 692.575; en 2017, 671.571, y en 2018, 624.599. Hasta julio de 2019, se hicieron 349.962 trámites.

En el Registro Nacional de las Personas (Renaper), organismo del Ministerio del Interior encargado de la tarea, negaron que hayan disminuido las campañas de difusión para la renovación del DNI y aseguraron que la reducción en el número de trámites obedece a una regularización de la situación después de un pico extraordinario de renovación registrado entre 2015 y 2016 por la eliminación del DNI libreta. “Eso hizo que se hicieran más trámites de lo normal. Hoy no registramos ninguna demora y no tenemos datos pendientes de envío a la justicia electoral”, dijeron voceros del organismo. Destacaron que, por medio del programa El Estado en tu Barrio, se realizan 30 operativos diarios de obtención y renovación de DNI.

La Cámara Electoral y el Renaper habían tenido un cortocircuito por el voto joven en mayo pasado, cuando se publicó el padrón provisorio. La oposición detectó que había una gran cantidad de electores de 16 y 17 años que, pese haber renovado el DNI, no figuraban en el padrón. En la Cámara recibieron 50.000 reclamos, todo un récord, señalan en el tribunal. En total, eran 400.000 jóvenes que habían quedado afuera, por problemas administrativos. La Cámara Electoral afirmó que el Renaper no había enviado la información. El organismo del Poder Ejecutivo le echó la culpa al tribunal. Esos casos fueron resueltos a tiempo. En cambio, los al menos 140.000 jóvenes que siguen sin figurar padrón ya no podrán ser incorporados.