Cada persona ve los colores de una manera diferente, no todos somos capaces de distinguir los mismos colores y hay incluso alteraciones genéticas, como el daltonismo, donde no se pueden distinguir los más comunes como el rojo y el verde.

Para los demás, distinguir entre el rojo, el amarillo y el verde puede parecer sencillo, pero ¿hasta qué punto somos capaces de diferenciar una tonalidad de un color?

Existen muchos factores que los diferencian como la saturación, el grado de luminosidad o el tono.

Concentrate y descubrí si tu cerebro no te juega una mala pasada a la hora de resolverlo.