Ruth Maguire, una joven inglesa de 30 años, estaba preparando el casamiento que se iba a realizar en agosto. Después de muchos años de relación, se iba a casar con el padre de sus tres hijos. Como ocurre en muchos lados, las amigas de la joven le organizaron una despedida. Y todas juntas decidieron viajar a Irlanda.
El destino era Carlingford, un pueblo de Irlanda. Pero el fin de semana de fiesta se transformó en tragedia. El grupo de amigas decidió juntarse el sábado 16 en un bar, pero la futura novia desapareció en medio de la noche.
La cadena BBC, que reconstruyó los últimos pasos de la víctima, explicó que por causas que se desconocen, la joven decidió irse del bar. El domingo sus amigas denunciaron la desaparición, al comprobar que Ruth no había estado en ninguno de los lugares habituales.
El lunes la policía local confirmó lo peor: el cuerpo apareció en un río. Los investigadores creen que Ruth se habría confundido de camino, de regreso al hotel, y habría terminado en el agua.
El novio de Ruth, James Griffin, se mostró devastado. Y aseguró que enterraría a su pareja con el vestido de novia que no llegó a usar. “Ella no era sólo mi compañera, era mi alma gemela”, escribió en una emotiva publicación en Facebook. La hermana mayor de la joven, Rachel, habló con los medios y la recordó como una “persona hermosa que tenía todo por vivir” .