Luego de casi 50 denuncias, la Policía de Córdoba desbarató a una banda de estafadores que funcionaba en la cárcel de Cruz del Eje. Durante el operativo se secuestraron diez teléfonos celulares y se detuvieron a cinco personas que colaboraban con los delitos desde afuera.

Según le informó a TN.com.ar el jefe del Departamento de Delitos Económicos, Diego Martinelli, los presos tenían dos modalidades: en una de ellas, llamaban a personas al azar, les decían que habían ganado un importante premio económico (de 300 mil pesos) y que, para cobrarlo, debían depositaruna suma de dinero de entre cinco y ocho mil pesos en concepto de impuestos, a lo que muchos accedían.

Pero no era el único modus operandi. Porque los integrantes de la banda, en otro de sus intentos, llamaban a gente mayor, se hacían pasar por empleados de la ANSES, les decían que habían sido beneficiados con la Reparación Histórica y que, a partir de ese momento, comenzarían a cobrar la jubilación. De hecho les enviaban documentos que simulaban ser oficiales como para terminar de convencer a las víctimas.

Primero, les aseguraban, tenían que depositar una suma similar a la de una jubilación (entre siete y nueve mil pesos) para comenzar con el ciclo de cobros. Muchos de los abuelos y abuelas, ilusionados, realizaban los pagos sin sospechar que estaban siendo estafados. Semanas después caían en la cuenta de que les habían robado el dinero.

La ola de denuncias atraviesa todo el país: hubo estafados en Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires. Los depósitos, como informa el diario local La Voz, debían realizarse a través de Rapipago o Western Union.

“Les decían que habían sido beneficiados con la Reparación Histórica y que, para empezar con el ciclo de pagos, tenían que adelantar el valor de una jubilación. Muchos de ellos aceptaron y realizaron el depósito”, aseguró Martinelli en diálogo con este medio.

Tres mujeres y dos hombres fueron detenidos en las ciudades de Córdoba y Alta Gracia, además del secuestro de diez teléfonos celulares desde donde se hacían los llamados en el interior de la cárcel.