Héctor Timerman

El excanciller argentino Héctor Timerman, murió esta madrugada, a los 65 años, producto de un cáncer de pulmón que sufría desde hacía algunos años. Hijo del legendario periodista Jacobo Timerman, se desempeñó desde muy joven en el controvertido diario La Tarde, para cumplir luego amplia tarea en el área de los derechos humanos, la política y la diplomacia.

Reconocido experto en relaciones internacionales, campo en el cual había realizado una maestría en la Universidad de Columbia, se desempeñó como embajador en los Estados Unidos durante el kirchnerismo, y ya como canciller acompañó a Cristina Fernández de Kirchner desde 2010 hasta la entrega del poder al presidente Mauricio Macri, en diciembre de 2015.

Timerman fue un colaborador estrecho de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.
Tras la muerte de Néstor Kirchner, Timerman fue un estrecho colaborador de CFK.

 

Desde el 7 de diciembre de 2017 estuvo detenido con prisión preventiva por orden del juez Claudio Bonadio, debido a la denuncia del fallecido fiscal Nisman, que lo involucraba en un supuesto encubrimiento por la causa AMIA. Sin embargo, el grave cuadro de su enfermedad hizo que se le otorgara la posibilidad de cumplr con un tratamiento experimental contra el cáncer de pulmón que lo aquejaba en el Mount Sinai Hospital de Manhattan.

El propio presidente Mauricio Macri hizo gestiones diplomáticas con Washington para que permitieran al excanciller ingresar a EE.UU, luego que por sus problemas judiciales Estados Unidos le revocaron la visa y denega su ingreso a ese país. Para destrabar esta situación el juez federal de turno en la feria judicial, Sergio Torres, le concedió la libertad de “extrema excepcionalidad” para que pudiera viajar y continuar su tratamiento contra el cáncer.

Visiblemente demacrado, el ex funcionario había viajado en marzo pasado a Estados Unidos para intentar un tratamiento experimental como alternativa extrema ante su enfermedad, y en julio pasado, al referirse al juicio oral que lo esperaba por el presunto encubrimiento del atentado a la AMIA a partir del Memorandum con Irán señaló que “el único avance que veo es el de mi cáncer…”.

“Cuatro años pasaron de esa investigación… ¿Pueden decirme en qué avanzó esa causa? No avanzó en nada, lo único que avanza es mi cáncer y esa es una gran frustración”, señaló el ex ministro de Relaciones Exteriores. Nada podría torcer el destino de su enfermedad.