in anestesia. A matar o morir. En la antesala de sus vacaciones, la estrella del espectáculo charló con DiarioShow y se refirió con su particular lengua karateca a diversos temas urticantes de nuestra farándula. Cabe destacar que a la hora de hablar de Laurita Fernández la One se expresó de manera muy pícara.

-¿Qué creés que aportaste a “Intrusos” durante estos cuatro meses?
-Honestamente, no tengo la menor idea, supongo que al no ser periodista era más coloquial y relajado. No pienso en el aporte, soy soldado y general; lo hago sin esperar resultados, como todo, y así optimizo lo que doy relajadamente. Al entrar noté incertidumbre de producción y elenco, pero enseguida hubo buena adaptación y todos estábamos jugando en la cancha como correspondía, con la camiseta de “Intrusos”.

-¿Te llamó Jorge Rial en estos días?
-No, porque él no me pidió (el reemplazo), me convocó América, que ya lo había hecho anteriormente cuando se iba a ir de vacaciones. La última vez que me llamó fue para pedirme un favor muy especial, ahí sí me agradeció…
-¿Qué te dejó la reflexión de Gisela Barreto sobre sexo anal?
-La ignorancia combinada con la mística es letal y esta virgen trucha con tal de visibilizarse, lo que consigue es un mix de repudio, cosa bizarra y patetismo. Yo pienso que cada uno es libre con su sexualidad para el goce y el placer, y si a esta señora le molesta; que adoctrine a los pedófilos, de los cuales la Iglesia está llena y que deje de chupar hostias en mal estado que le generan botulismo clerical. Amén.
-Si Marcelo Tinelli te convocara otra vez para el jurado del “Bailando”, ¿aceptarías?
-No creo, estoy con mi programa “Incorrectas” y mi repentización la pongo ahí, prefiero hacer ficción para dejar de ser Moria por un rato.
-¿Quién es Laurita Fernández para vos?
-Es una chica que hace años viene levantando trastos, porque comenzó como utilera y nada le es fácil. Te agrego más: es una chica vestida de negro que en la oscuridad de la representación de “El fantasma de Canterville” (clásica obra de Oscar Wilde) acomodaba los trastos y cubos durante el apagón. En consecuencia, transita el escenario desde hace mucho tiempo… y comenzó, de esta manera, en la oscuridad. Ahora está comenzando a ver la luz, todo ganado con mucho esfuerzo, lástima que el azúcar mata (risas).
-Respecto de lo que pasó en los premios ACE: ¿qué sensaciones te generó el enojo de Gustavo Yankelevich con Marcelo Tinelli por Laurita?
-Es una especie de Pigmalión (personaje central de la obra homónina de Bernard Shaw); no hay tal enojo sino un pase de facturas hacia alguien, que no tuvo reciprocidad. Además, el corazón tiene razones que la razón no entiende y el bolsillo de un empresario tampoco.
-¿Que es “Incorrectas” en tu vida?
-Es la oxigenación de las tardes, es performático con Vayainas empoderadas (sic), muy instalado en apenas 6 meses y donde existe una gran mística grupal. -Estás nominada para los Martín Fierro de radio en conducción.
¿Es tu mejor año?
-Mientras te lo cuente, siempre es mi mejor año: lo mío es el momentismo absoluto.