Frente de Todos

El Frente de Todos, ante el cuestionamiento que realizó sobre la empresa encargada de la transmisión electrónica de votos desde las escuelas a los centros de cómputos, creó un escrutinio paralelo para contrarrestar los resultados oficiales.

“Hay mucha preocupación por la empresa que interviene, tiene antecedentes horribles. Generó muchas dudas”, dijo el precandidato a presidente Alberto Fernández sobre Smartmatic, la compañía contratada por el Gobierno para simplificar y acelerar el escrutinio provisorio, la etapa a cargo de la Dirección Nacional Electoral.

Fue el precandidato a diputado Sergio Massa quien explicó que el escrutinio paralelo “transmite por fotos desde el telegrama al centro de cómputos” y eso permitirá “tener un control”. “Hay 2 mil mesas testigo de todo el país. Trabajan 2 mil personas. Con Alberto recorridos el centro de cómputos y estuvimos haciendo pruebas. Es para cuidarle el voto a la gente”, dijo.

Una vez finalizado el escrutinio, los fiscales de mesa de cada partido están autorizados a sacar fotos de los telegramas que las autoridades en los colegios enviarán al Correo mediante el software.

En el caso del Frente Para Todos, esas imágenes serán reenviadas a un comando por sección donde serán cargados en un centro de cómputos virtual.

Luego de cuestionar el sistema de control de votos, este viernes circuló un audio en el que la expresidenta Cristina Kirchner le pedía a los fiscales que cuiden los votos: “Quiero pedirles una cosa muy importante: por nada del mundo se vayan de la mesa hasta que se cuente el último voto”.

Desde el oficialismo, por su parte, fue Miguel Ángel Pichetto quien respondió a las críticas. “Como están por perder las elecciones hacen denuncias de fraude”, dijo. “Este proceso no empezó ayer. Hace meses que se está trabajando con los apoderados”, aclaró el legislador, que destacó el prestigio del órgano controlador: la Cámara Nacional Electoral.