Miguel Ángel Pichetto

Miguel Ángel Pichetto se encuentra en Río Negro, la provincia en la que desarrolló su carrera política. Se reunió en Viedma con Alberto Weretilneck, gobernador y candidato a senador nacional. Si bien hace cuatro años se habían enfrentado por la gobernación, hoy aparecen con una mayor sintonía de cara a las elecciones nacionales.

Weretilneck ya se había alejado hace tiempo del peronismo nacional para lanzar Juntos Somos Río Negro, el espacio provincial que hasta logró un triunfo contundente en las elecciones provinciales de abril –Arabela Carreras será la próxima gobernadora–.
Como no podía postularse a un nuevo mandato como gobernador, Weretilneck decidió presentarse para el Senado. Y, al igual que lo que sucede con los socialismos locales de Córdoba, Neuquén y Misiones, lo hará con boleta corta. Es decir, sin apoyar a ningún candidato a presidente.

Pero Weretilneck ha mantenido una buena relación con Mauricio Macri durante su gestión, y la llegada de Pichetto a Juntos por el Cambio ha sido parte del tablero de ajedrez en el que están Nación y Río Negro.

El tema es que en las elecciones nacionales Weretilneck tenía el riesgo de no lograr su banca, ya que se espera una alta polarización entre los principales candidatos a presidente, y las boletas podían generar un arrastre. Sin embargo, para contrarrestar eso, el propio Macri decidió una jugada arriesgada: que su boleta no aparezca pegada a la del candidato a senador de Juntos por el Cambio. Se trata de Marcelo Cascón, ex intendente radical
de Bariloche.

Es decir, no bajaba la candidatura de Cascón, pero no le permitía la “boleta larga”, pegada a la de Macri, lo que le mejoraba las chances a Weretilneck.
Ante esta situación, aumentó el descontento en la UCR rionegrina, que recurrió a la Justicia para ir con boleta larga. Sin embargo, la jueza federal Mirta Filipuzzi rechazó la presentación.
En este contexto, entonces, Cascón decidió bajar su postulación. “No fue una decisión sencilla pero asumimos que es momento de expresiones concretas que prioricen los intereses del conjunto por sobre las aspiraciones personales”, declaró el radical, según consigna Télam.

Luego de este gesto de buena voluntad, se esperaba que Weretilneck dé señal en favor de la postulación de Macri, lo que sucedió hoy. Pichetto viajó junto a Rogelio Frigerio, ministro del Interior, a Viedma y los tres compartieron un acto.
“Defendemos un país federal, pero eso se construye a partir de algo. No hay posibilidades de construir una provincia desde el agravio, el insulto o los dogmatismos”, sostuvo Weretilneck, rodeado de Pichetto y Frigerio. Los viejos rivales limaron diferencias y se unen de cara a agosto.