Hay mástiles de 50 metros, velas, cabos y hombres y mujeres de uniforme inmaculados. Una cubierta impecable de madera de teka traída de la ex Birmania en los años 60, cuando se construyó el navío. Pero sobre todo reina la emoción y el entusiasmo porque esta tripulación de 351 personas acaba de hacer historia: al son de fanfarrias militares, la Fragata Libertad arribó ayer por primera vez a Estados Unidos tras varios años de impedimento judicial porque el buque escuela argentino era el objetivo de embargos de los “fondos buitres”.

A las 9, hora local, (las 10 de Argentina) la Fragata ingresó entre salvas al puerto de Baltimore, en Maryland, proveniente de Brasil, en una travesía que comenzó el 23 de abril y culminará el 5 de noviembre. Hace 7 años que no venían a este país. Luego de Estados Unidos el buque cruzará el Atlántico rumbo a Holanda, Francia, España, Italia, Grecia y regresará hacia Uruguay para finalmente culminar el derrotero en Buenos Aires. “Tener la libertad otra vez de planificar un viaje de la Fragata Libertad de una manera irrestricta, es sumamente importante”, dijo el embajador Martín Lousteau, que recibió a la tripulación y sonrío: “sin dudas, la Fragata es la más atractiva de todas las embajadas”.

DYN15, EEUU, BALTIMORE, 03/06/2016,EL EMBAJADOR ARGENTINO MARIN LOSTEAU, EN LA LLEGADA DE LA FRAGATA LIBERTAD AL PUERTO DE BALTIMORE EN EEUU. FOTO:DYN/MIN DEF.

Ya el presidente Mauricio Macri había despedido a los 132 guardiamarinas, 192 suboficiales y 27 oficiales en Buenos Aires, cuando iniciaron el 45° viaje de instrucción y les había dicho que podían “zarpar tranquilos”, sin temor a posibles embargos, como ocurrió el 22 de octubre de 2012 en Ghana. La justicia de ese país africano habían ordenado retener el navío ante el pedido judicial estadounidense en favor del fondo NML, del magnate Paul Singer, que buscaba cobrarse lo que Argentina le adeudaba. El gobierno de Cristina Kirchner acudió al Tribunal Internacional del Derecho del Mar, que finalmente liberó el buque tras más de 70 días de estar varado en Africa. Desde entonces, la Fragata no salía de América latina para evitar un nuevo traspié. La batalla judicial con NML y el resto de los holdouts quedó resuelta en abril, con el pago de unos 9.700 millones de dólares, y los peligros de embargo desaparecieron.

DYN13, EEUU, BALTIMORE, 03/06/2016, LA FRAGATA LIBERTAD LLEGO ALPUERTO DE BALTIMORE EN EEUU. FOTO:DYN/MIN DEF.

Uno de los más emocionados ayer era el comodoro de navío Carlos Allievi, el agregado naval de la embajada en Estados Unidos, que había sido protagonista en el episodio de Ghana. Como segundo en la Fragata, él había tenido que repatriar a la tripulación a la Argentina cuando fue retenida y luego volvió con 100 hombres para regresarla a nuestro país cuando terminó el conflicto. “Cuando uno tiene relaciones maduras con otros países, los problemas se solucionan. Los marinos estamos acostumbrados a superar tormentas y a volver a navegar en lugares calmos”, dijo ayer en cubierta.

Los marinos repasaban la vajilla y otros cocinaban para el cóctel de bienvenida con más de 200 personas anoche a bordo de la Fragata. De lunes a sábado, todos se levantan a las 7 de la mañana. Desayunan y a las 7.45 deben estar en formación en cubierta para iniciar las actividades del día: unos van a estudiar, otros a trabajar. A las 13 almuerzan y siguen con sus tareas. De 17 a 19 hacen gimnasia, corren entre cabos y velas. Luego cerca de 132 personas deben ducharse en media hora, con grandes malabares para ahorrar agua. A las 21 cenan, ven algo de televisión y a las 23 se van a dormir, o algunos pueden quedarse levantados a estudiar. Las guardias son rotativas. El viaje es un sueño para todos los marinos: “Tiene ese aire romántico de la navegación a vela y genera un buen ambiente”, dijo el capitán Ignacio Errecaborde.

El navío –de 103 metros de eslora (largo) y 14 metros de manga (ancho)– permanecerá en Baltimore hasta el martes y podrá ser visitado por el público. Antes de partir hacia Holanda, hará escalas en los puertos de Norfolk (Virginia) y Nueva York. Se puede seguir la travesía de la Fragata a través del sitio www.fragatalibertad.mindef.gob.ar