Un violento episodio sucedió este miércoles a la tarde en un local de quiniela ubicado en Avenida Juan B Justo al 1500.

 

En horas de la siesta, tres sujetos llegaron a un local con la intención de robar la recaudación del mismo.

 

Dos de los malvivientes ingresaron al local mientras el tercero quedó afuera como “campana”. Los delincuentes sacaron armas de fuego y obligaron a todos los presentes a tirarse al suelo.

 

Rápidamente se dirigieron a la caja y se apropiaron de la recaudación de la jornada, que según lo estimado por el dueño del comercio serían aproximadamente 20 mil pesos.

 

Un cabo de la policía que se encontraba en el lugar, vestido como civil, intervino inmediatamente. Al identificarse como policía, los maleantes comenzaron a disparar y el oficial de policía respondió del mismo modo, poniendo en fuga a los asaltantes.

 

Minutos después llegaron al lugar varios móviles del 911, del comando radioeléctrico y peritos de criminalística. Rápidamente se organizó un operativo de rastrillaje por la zona y se dio aviso por radio a todos los móviles y dependencias policiales.

 

En un primer momento los investigadores pensaron que no se habían registrados lesionados tras el intercambio de disparos, pero luego recibieron una comunicación, desde la guardia policial del hospital Centro de Salud, reportando el ingreso de un joven de 20 años que presentaba una herida de fuego en el torax.

 

El muchacho, identificado como Luciano Avila, fue llevado por su padre al hospital. El hombre declaró que se encontraba en su domicilio cuando llegó su hijo sangrando y en muy mal estado. De inmediato decidió llevarlo al nosocomio.

 

La fiscalía de turno y los investigadores policiales realizaron las averiguaciones correspondientes y pudieron constatar que el joven sería uno de los que participó del asalto por lo que el fiscal dispuso inmediatamente la aprehensión. En cuanto al policía, no se adoptaron medidas privativas de libertad.