Santiago del Estero.- Antonio Bazán tenía 67 años y era conocido como “Coquito”. Vivía solo en una humilde vivienda del barrio Sumampa, de la ciudad de Frías, departamento Choya. Fue hallado muerto y siendo devorado por perros.

El macabro hallazgo fue descubierto cerca de las once de la mañana de ayer, cuando Francisco Toneatti, de 53 años, caminaba por calle Santiago del Estero. “Pancho” no veía a “Coquito” desde hacía unos días. Extrañado por no verlo pasear por el barrio Sumampa, ni escuchar su canto ni silbidos, decidió ir a visitarlo.

Caminaba por calle Santiago del Estero, cuando al llegar a la intersección de República de Italia y Esquiú, encontró una jauría que estaba arrastrando un trozo de una prenda de vestir. Se acercó a ver de qué se trataba y encontró la peor escena que pudiera ver en su vida. Era su amigo, quien estaba muerto y siendo devorado por los perros.

No dudó ni un minuto y alertó a la Policía sobre lo que estaba pasando. Los efectivos de la Subcomisaría del barrio Oeste se dirigieron al sitio. Junto a la fiscal de turno de Guasayán y Choya, Dra. Belén Pan y personal de la División Criminalística, se hicieron cargo del procedimiento de rigor. El cuerpo de “Coquito” fue examinado por el médico de Sanidad Policial, Dr. Carlos Vidarte, quien indicó que el deceso se habría producido por causas naturales. De igual manera, recomendó la autopsia. El cadáver fue trasladado a la morgue judicial, donde el médico forense, Dr. Gómez Rodolfo, procedió a realizar la inspección cadavérica.