ajedrez

Una familia de Edimburgo ha tenido, durante 55 años, una pieza de ajedrez del valor de $1,3 millones de dólares guardada en un cajón sin conocer su precio.

Cuando, en 1964, el abuelo de la familia, un comerciante de antigüedades, compró la pieza por seis dólares, ni se imaginaba con qué se había hecho. Tras más de medio siglo metida en un cajón, la familia la llevó a una casa de subastas para conocer su valor y se dieron cuenta de que habían estado custodiando una pieza desaparecida durante más de 200 años.

La pieza encontrada mide 3.5 pulgadas y es el equivalente a la torre en el ajedrez moderno. El 2 de julio se subastará y se convertirá en la primera pieza Lewis en ser subastada.

Alexander Kader, el experto que valoró la pieza para la familia, declaró a la CNN que verla por primera vez fue “una sorpresa encantadora”. Por su parte, la familia, que prefiere mantenerse en el anonimato, reconoció que sabían que era algo especial, pero que se quedaron fascinados.

Las piezas de ajedrez de Lewis Chessmen

Con origen en la época medieval, las piezas de ajedrez de Lewis (Lewis Chessmen) fueron encontradas en Escocia, en la Isla de Lewis, en 1831. Un total de 78 piezas de ajedrez, catorce tableros y una hebilla de bolsa forman el lote. Nunca se esclarecieron las circunstancias en las que fueron halladas y siempre se ha mantenido el misterio. Un caballo y cuatro guardianes, lo que en el ajedrez moderno sería la torre, eran las piezas que faltaban.

Del total de las piezas, 82 están en el British Museum de Londres y las once restantes en el National Museum of Scotland.