Dos padres detenidos en agosto de 2017 en la ciudad española de Valladolid por abusar de su beba de tres meses, y grabar un video pornográfico con ella fueron condenados a diez años de cárcel cada uno. Los abusos saltaron a la luz en medio de una pelea por la custodia de la beba, a la que se detectó además una intoxicación por cocaína durante un examen médico, según indicó el diario El País.

En 2017, el padre, identificado como D.V.C, de 32 años, denunció a su expareja N.R.G, de 25 años, en una comisaría y trató de usar el video en el que el que la mujer le realizaba tocamientos a su hija como prueba para obtener la custodia de la bebé tras su separación.

La madre fue detenida pocos días después y acusó al hombre de haberla obligado a grabar ese video y dijo que lo hizo por medio a que la golpeara.

Entonces ambos ya se habían separado. La mujer emitió las imágenes del abuso en una videollamada para que el padre, en su casa, satisficiera sus deseos sexuales. El hombre grabó en su celular las imágenes que resultaron claves para incriminarlos.

Además de los 10 años de condena, los padres perdieron la patria potestad sobre su hija y no podrán contactarla durante 13 años. También se les prohibió el ejercicio de profesión u oficio que implique el contacto con menores por 15 años. Asimismo deberán participar en programas de educación sexual y pagar un 20.000 euros a la víctima, su beba, por daños morales.