Madeleine McCann

ESTADOS UNIDOS, Miami.- En los últimos meses, la policía portuguesa ha descubierto a un hombre que llevó a cabo hasta 28 ataques en un radio de 60 kms del apartamento en Praia Da Luz, de donde Madeleine McCann desapareció el 3 de mayo de 2007. De acuerdo a un informe oficial, el “abusador” se coló en propiedades alquiladas por familias extranjeras, muchas de ellas británicas.

En un caso comprobado, una niña de siete años del Reino Unido se despertó y encontró a un desconocido acostado a su lado, con una máscara de cirujano. Una escalofriante reconstrucción de este hecho aparece en el episodio final del documental de ocho partes de Netflix “The Disappearance Of Madeleine McCann”.

Los investigadores Anthony Summers y Robbyn Swan, que escribieron un libro sobre la desaparición de Madeleine, adelantaron que el intruso enmascarado es uno de al menos 12 sospechosos que la policía portuguesa e inglesa investiga y sigue el rastro, porque el expediente no ha sido cerrado.

Según Summers, “las niñas dijeron a sus padres que un hombre había entrado en la habitación con una especie de máscara médica y que tenía un olor raro”. ¿Un vagabundo, quizás?

Para Swan, la dirección del complejo de vacaciones, que supervisaba el resort Ocean Club donde se alojaron los McCann, siempre se ha negado a comentar si sabía o no de estas agresiones sexuales en la zona. “Los padres, ¿habrían dejado solos a sus hijos si hubieran sabido que había un depredador sexual en los alrededores? Seguramente que no”, reflexiona Swan.

Un documento explica como una testigo de confianza vio a un hombre “enmascarado” con una niña en brazos, justo cuando Madeleine desapareció. Ella gritó, pero él salió corriendo.