nueva zelanda

Un hombre armado entró a una mezquita en la localidad neozelandesa de Christchurch, disparó contra los feligreses y transmitió toda la masacre a través de su cuenta de Facebook. Luego, cometió un segundo ataque en otro centro religioso de la zona. La primera ministra confirmó que se registraron 40 víctimas fatales y 20 heridos.

En las imágenes del primer ataque, que rápidamente se viralizaron a través de las redes sociales, se puede ver cómo el hombre, identificado como Brenton Tarrent (un ciudadano australiano de 28 años), ingresa al edificio armado con rifle semiautomático, dispara contra varias personas y las remata en el suelo.

Posteriormente, un medio local reportó un tiroteo en una segunda mezquita ubicada en los suburbios de Christchurch.

nueva zelanda
Según un testigo, el asaltante llevaba casco, gafas y chaqueta militar, y utilizó un arma automática con la que realizó más de una veintena de disparos. /AP Photo/Mark Baker/

La Policía de Nueva Zelanda confirmó que los ataques registrados sobre el mediodía de este viernes en Nueva Zelanda contra dos mezquitas de la localidad de Christchurch, en la Isla Sur, dejaron “varios muertos”, pero no brindaron una cifra oficial de víctimas fatales.

Más tarde, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, confirmó un total de 40 víctimas fatales: 30 en el primer ataque, y 10 en el segundo (3 de ellos en la vía pública).

Las fuerzas de seguridad, que hasta el momento detuvieron a cuatro personas (tres hombres y una mujer con explosivos en sus vehículos), creen que podría haber más personas implicadas. Pidieron a la población mantenerse lejos de la zona y no salir de sus casas. Las mezquitas afectadas son las de Al Noor y Linwood, en el oeste y el este de la ciudad, respectivamente.

“Tenemos una situación grave con un tirador activo en Christchurch. Continúa desarrollándose”, indicó el inspector de la Policía, Mike Bush. “La Policía está respondiendo con toda su capacidad para controlar la situación, pero el riesgo es extremadamente alto”, añadió.

nueva zelanda
Familiares y amigos de los asistentes a la mezquita comienzan a llegar al lugar del hecho. /AP Photo/Mark Baker/

La primera ministra Jacinda Ardern confirmó que fueron varias las locaciones que sufrieron ataques y aseguró que se trata de “uno de los días más oscuros” de Nueva Zelanda. “Fue un acto de violencia extraordinario y sin precedentes”, describió.

En tanto, los agentes alertaron de la posible existencia de una bomba en el interior de un vehículo que se estrelló en la calle Strickland, en el sur de la ciudad.


Un testigo dijo a una radio local que escuchó varios disparos y de inmediato vio a cuatro personas en el piso, “con sangre por todas partes”. /AP Photo/Mark Baker/

“La bomba se encuentra dentro de un Subaru beige que se ha estrellado en la calle Strickland, a unos 3 kilómetros de la mezquita de Al Noor, donde ha tenido lugar el tiroteo”, recogió el diario ‘The Guardian’.

Uno de los testigos, un hombre llamado Len Peneha, afirmó que vio a un hombre vestido de negro ingresar a la mezquita Masjid Al Norr y luego escuchó decenas de disparos, seguidos de personas que salían aterrorizadas del lugar.

Peneha, quien vive a un lado de la mezquita, dijo que el agresor salió del templo, dejó caer lo que parecía ser un arma semiautomática frente a su cochera y escapó.

“Vi muertos por todos lados. Había tres en el pasillo, en la puerta de entrada y dentro de la mezquita”, comentó. “Es algo increíble. No entiendo cómo es que alguien pudo hacerles esto a estas personas, a cualquiera, es ridículo”, dijo Peneha, quien ingresó al edificio intentado ayudar.

La policía hasta el momento no dio a conocer el balance de victimas e invitó a los residentes a permanecer en sus hogares. /AP Photo/Mark Baker/

La policía hasta el momento no dio a conocer el balance de victimas e invitó a los residentes a permanecer en sus hogares. /AP Photo/Mark Baker/

Entre los feligreses que se encontraban en la mezquita estaban varios miembros del equipo de cricket de Bangladesh, que el sábado tenía previsto disputar un encuentro contra Nueva Zelanda.

El agresor, que huyó del lugar antes de la llegada de los servicios de emergencia, utilizó una ametralladora que tiene inscripciones que hacen alusión a otras masacres perpetradas contra migrantes.

La Policía bloqueó el centro de la ciudad, situada en la Isla Sur neozelandesa y ordenó cerrar escuelas. En la ciudad de Auckland, por precaución, enviaron oficiales a todas las mezquitas de la región como medida de precaución.