Qué pasó. Una mujer está en estado vegetativo desde 2008, internada en un hospital en los Estado Unidos tras sufrir un accidente en el que casi muere ahogada. Pese a que no tiene ningún tipo de interacción hace años quedó embarazada y la investigación apunta a la posibilidad de que la paciente haya sido víctima un abuso sexual.

Cómo sigue. La paciente dio a luz en diciembre del año pasado y todo el personal del centro médico está bajo la lupa de la Policía y de la Justicia del estado de Arizona: tomarán muestras de ADN de los empleados e indagan a otros pacientes.

Tras el escándalo, el director de la institución, Bill Timmons, renunció el lunes, según publicó el sitio local ABC 15.

Ese sitio también reveló que el personal que atendía a la paciente no sabía que la mujer estaba embarazada hasta que notaron que estaba dando a luz, pero esta versión también está bajo investigación. Una hipótesis es que ninguno de los profesionales reportó el embarazo por temor a ser despedidos.

Desde el hospital, que atiende a alrededor de 2.500 personas al año, calificaron el hecho como un “incidente profundamente perturbador”y un “caso horripilante y sin precedentes”.