En una sesión histórica, el parlamento irlandés adoptó el jueves el proyecto de ley que legaliza el aborto, siete meses después del referéndum durante el cual los irlandeses se pronunciaron contra la prohibición constitucional de la interrupción voluntaria del embarazo (IVE).

El parlamento había empezado a examinar el texto en octubre. Prevé autorizar la IVE sin condiciones hasta las 12 semanas o en los casos de “riesgo para la vida” o de “grave peligro para la salud” de la mujer embarazada. También permite el aborto en caso de anomalía del feto que podría llevar a su muerte ‘in utero’.

El primer ministro Leo Varadkar que en mayo pasado habló de la “culminación de una revolución silenciosa” celebró este jueves un “momento histórico para las mujeres irlandesas”, en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

El 25 de mayo, el 66% de los irlandeses votaron por referéndum por la legalización del aborto, un verdadero sismo cultural en este país de 4,7 millones de habitantes de tradición fuertemente católica, tres años después de la legalización del matrimonio homosexual, también mediante un referéndum.

“Hace poco más de 200 días, ustedes, el pueblo irlandés, votaron por derogar la octava [enmienda de la Constitución irlandesa, ndlr] para que cuidemos de las mujeres con compasión. Hoy hemos votado la ley que transformará [este deseo] en realidad”, declaró en Twitter el ministro de Salud, Simon Harris.

Este celebró “un voto que pone fin a los viajes solitarios, a la estigmatización y apoya las decisiones de las mujeres en nuestro país“. Hasta entonces, la ley imponía una pena de hasta 14 años de prisión para las smujeres que aborten de manera ilegal o cualquier persona que las ayuda. Se estima que desde los años 1980 unas 170.000 mujeres irlandesas viajaron al Reino Unido para abortar.

El ministro también rindió homenaje a las “activistas que lucharon durante 35 años”. La ley debe aún ser firmada por el presidente Michael Higgins antes de entrar en vigor.