Esta mañana en la localidad de Jalalabad un atacante suicida hizo detonar los explosivos que portaba en su motocicleta, en las proximidades de una congregación de simpatizantes al gobierno de turno.

El saldo de la explosión fue de siete muertos y al menos trece heridos de gravedad, mientras que en el lugar se trabaja todavía para remover escombros y dar con personas que se reportaron extraviadas.

Todavía se desconoce de quien fue la autoría del hecho, pero según fuentes del Ministerio de Defensa Afgano se trabaja sobre una pista solida para dar con el autor intelectual.