cebil redondo

“A mi hermano me lo mataron. Ellos habían prometido que lo iban a hacer”, expresó entre lágrimas y gritos, Natalia Palavecino, hermana de Lucas, de 21 años, que fue asesinado ayer a la mañana en medio de un enfrentamiento a tiros en el barrio Nicolás Avellaneda III, en Cebil Redondo. La feroz pelea comenzó a las 10.30, según contaron los vecinos y familiares del muchacho.

“La Policía no hizo ni hace nada. Incluso ellos los cubren a estos delincuentes, porque son familiares de milicos”, relató la mujer. “Son tres hermanos que viven acá a la vuelta. Todo el barrio los conoce; ellos son los que causan todos los problemas. Roban y agreden a todo el mundo. ¿Cuándo los van a meter presos? Ya no los queremos acá”, agregó.

BRONCA. Natalia, hermana del joven baleado, pide que se haga justicia.

Por su parte, Jessica Frías, vecina de Lucas, quiso dejar en claro que hace tiempo estos jóvenes son denunciados por hechos de violencia y muerte en la zona, y “la Policía no los detiene”.

“Ellos saben perfectamente dónde viven. Incluso la madre de estos ladrones los apaña cada vez que se mandan una macana, pero bien que ella se mudó porque ya no los aguantaba. Ellos le vivían robando y le traían problemas”, añadió. “La otra vez yo pasé caminando por esa calle y escuché cómo ella le gritaba a uno de sus hijos que le devolviera la plata que le habían sacado. Le roban a su propia madre, pero ella los defiende cada vez que en el barrio hay problemas a causa de ellos”, explicó.

El joven fue asesinado de un balazo en el cuello, luego de intentar defender a su padre que era agredido por un grupo de vecinos, según contaron sus familiares.

“La pelea comenzó con palos y luego a tiros. Esos viven robando en el taller de chapa y pintura de mi abuelo. El otro día habían venido a amenazar y dijeron que iban a volver. Nosotros estábamos acá en la vereda y aparecieron como 10. Se hacían los ‘machitos’ y trajeron a otros matones y estaban armados. Comenzaron a hacer tiros y justo uno de esas balas rebotó en el piso y le dio a mi tío en el cuello”, contó Lautaro Rivadeneira, sobrino de Lucas.

CRIMEN. El chico de 21 años fue asesinado de un tiro en el cuello cuando defendía a su padre en una pelea.

“Un petiso tenía una 9 mm, ¿Cómo puede ser que tenga una de esas armas? Yo terminé también lastimado porque me subí a los techos para ver si lograba alcanzar a estos vagos”, agregó. “Se hicieron los locos y golpearon al padre de Lucas en la cabeza. Hicieron los tiros y cuando vieron que mi tío se desangraba, huyeron”, dijo.

La hermana del chico baleado contó que Lucas era un chico estudioso y que no tenía problemas con nadie. “Mi hermano odiaba a esos tipos; siempre hacen daño, son una basura. En cambio él estaba estudiando para justamente alejarse de todo eso”, agregó entre lágrimas. “Nosotros no somos los delincuentes; ellos son los que tienen antecedentes. Lucas salió a defender a su papá y recibió un tiro en el cuello que lo mató. En la familia estamos todos muy mal y con crisis de nervios”, expresó.

Al recibir el disparo, Lucas cayó tendido a la vereda sin vida, según contó su familia. “Él estaba atrás de nosotros, que nos enfrentamos a los otros. Les hicimos frente porque ellos vinieron con toda la maldad y violentos haciendo tiros. La bala justo fue para él y lo mató”, continuó el joven.

Según contó la hermana de Lucas, la madre de los delincuentes ya los había amenazado. “Viven acá a la vuelta y siempre pasa algo con ellos. No se puede estar así ya. Queremos que los saquen de este barrio”, expresó. “La familia del chico no se quiere quedar sin hacer nada. Seguro van y le queman la casa”, dijo una vecina que pidió que se reservara su identidad.

Según información policial. horas después del hecho, detuvieron a tres jóvenes, quienes serían los responsables del crimen de Lucas.

“Nunca llegaron a tanto”

Gladys, otra vecina, dijo estar cansada de las peleas de vecinos y de la inseguridad. “Estas familias ya venían con problemas. Ayer volvieron pero con armas. Nunca habían llegado a tanto. Lucas era un chico bueno y no se metía en problemas. No sé si habrán estado borrachos o drogados, pero el tiro lo mató”, dijo. “Pedimos más seguridad en el barrio y vamos a salir a marchar nuevamente porque a pesar de todas las denuncias que hacemos, nadie hace nada. Acá está abandonado todo. Con esta muerte vienen pero es sólo un cartel”, finalizó.