inseguridad en Tucumán

A los vecinos del barrio Ejército Argentino, ubicado al sur de la ciudad, ya no los sorprende nada, pero sí los unen el espanto y la bronca. Un niño de dos años sufrió fue herido en su pierna izquierda y los médicos tratan de evitar su amputación. La Policía ya identificó al autor del hecho y está detrás de sus pasos.

El viernes, cerca de las 21, Juliano Benjamín Oliva fue llevado al Hospital de Niños por su madre, Yanina del Valle Oliva, de 29 años. Desesperada, la joven les entregó a los médicos el pequeño. Los profesionales, al observar la gravedad del caso, lo operaron de manera urgente. Le realizaron una operación reconstructiva para que no perdiera la pierna. Ahora deben aguardar por su evolución.

La mujer, cuando se tranquilizó, contó lo que había sucedido. Dijo que, pasadas las 20, dos jóvenes que circulaban en una moto se presentaron en su domicilio de avenida Colón y Pasaje Martí. Pidieron hablar con su pareja, Rubén Pérez. La conversación fue subiendo de tono hasta que uno de los que se encontraban en el rodado sacó un arma y comenzó a realizar disparos. Uno de los proyectiles impactó en la pierna izquierda de Juliano. Fue trasladado hasta el centro asistencial donde aún se encuentra internado en estado delicado.

Temerosos

Los familiares, por el momento, prefirieron no hacer declaraciones sobre el hecho. Sí lo hicieron los vecinos. “No sabemos bien qué pasó. Sentimos unos gritos, después unos tiros y, por último la madre del chiquito pidiendo ayuda de manera desesperada. No entendemos qué pasó. Es una familia normal”, explicó Lucía Mendoza.

Su amiga, María Ester Pedraza, agregó: “ya no nos sorprende absolutamente nada. A la inseguridad que padecemos todos los días, ahora tenemos que aguantarnos este tipo de hechos. Aquí por cualquier cosa se agarran a tiros. Podrían haber matado a ese angelito. Lo mismo ya le arruinaron la vida porque nos enteramos que está delicado. A esa hora había mucha gente en la calle”.

Juan Carlos Reyes, empleado de comercio, recorre esa zona de la ciudad para visitar a un pariente. “Este barrio es un desastre. A los ladrones que están buscando permanentemente qué robar, se agregan los tipos que resuelven sus problemas a los tiros. No sé de dónde sacan tantas armas, pero sí que a cualquier horario y en cualquier lugar se agarran a los tiros. Esto es tierra de nadie”, aseguró.

Los testigos y los padres de la víctima identificaron a uno de los atacantes como “Kuki”. El sospechoso, según los vecinos, es un joven peligroso por su agresividad. Los policías de la seccional 13a dicen que no descartan que sea el “soldadito” de un transa de la zona.