No deberían haber estado en los calabozos de la seccional 13°. Los tres detenidos que se escaparon ya se les había dictado la prisión preventiva, por lo que tendrían que haber sido alojados en el penal de Villa Urquiza desde hace varias semanas. Uno de los fugados fue recapturado por la Policía.

Braian Nicolás Alderete, de 23 años, hallado alrededor de las 11, cumplía prisión preventiva por una causa de homicidio, según fuentes oficiales. Los otros dos, Jorge Daniel Raval (38) y Gonzalo Ismael Serpa (23) habían ingresado entre enero y febrero por haber cometido robos.

Los vecinos se dieron con la noticia de la fuga durante la mañana. La mayoría de los habitantes de la zona consultados, no expresó sorpresa respecto del hecho. “Qué raro que se hayan escapado de la 13”, ironizaron muchos de ellos.

El martes 5 de este mes, nueve presos se escabulleron de la misma comisaría. Cinco de ellos fueron encontrados después, de acuerdo a las últimas informaciones sobre el caso. “Ya van 12, sumando a los que se escaparon hace semanas atrás”, expresó el vecino Cristian Tale, entre broma y preocupación. “Aquí falta seguridad porque no hay policías”, agregó.

“Los presos salen de la comisaría a cualquier parte para esconderse. No hacen nada más. Solo se van. No hacen ningún daño”, describió Emanuel, un comerciante de la zona, quien también rememoró hechos similares de años anteriores.

Por el frente de la seccional 13°, Cristina y Leonor caminaban cargando las bolsas de las compras del día (evitaron dar sus nombre completos). “Los policías se descuidan o se hacen los descuidados. Ya pasó una situación similar”, enfatizaron. Las mujeres, de unos 60 años, dijeron además que la zona es insegura. “Te quitan el bolso en la parada de colectivos”, aclararon.

En la Policía señalaron ayer que no podían realizar declaraciones respecto del caso y por ese motivo no se conocieron detalles sobre cómo se produjo la fuga. La Fiscalía Especializada en Delitos Complejos, a cargo de Mariana Rivadeneira, había ordenado esta medida, según se pudo conocer.

La evasión sucedió en medio de la crisis carcelaría local, a causa de la sobrepoblación de detenidos en las comisarías de la capital. Habría más de 950 presos procesados en las comisarías, pero ese números superaría los 1.300 si se tiene en cuenta los contraventores en las dependencias. La capacidad es de unos 400.