En un extraño accidente, un joven falleció. Durante la madrugada de ayer, cuando se movilizaba en su motocicleta a contramano y a alta velocidad, el joven perdió el control del rodado, cayo y falleció. La Policía halló una pistola semiautomática marca Bersa, calibre 22 milímetros (mm) y de color plateado.

En la Policía se dijo que efectivos de la seccional 10ª, quienes recorrían la calle F. Nougués, habían visto pasar por Álvarez Condarco a un motovehículo de color azul. Los agentes lo siguieron sin marcar una persecución debido a la distancia que había.

Al llegar a la intersección de avenida Juan B. Justo y Uruguay -a unas pocas cuadras del primer encuentro-, los policías observaron las luces de una moto en el suelo. Al acercarse, se toparon con una persona tirada en el asfalto. Tenía iguales características al motociclista que habían visto minutos antes.

Un testigo contó que había escuchado un fuerte golpe, mientras participaba en una reunión de amigos a pocos metros. Relató que al salir a la calle había visto al motociclista tendido en el suelo, por lo que llamó a una ambulancia. El testigo señaló que no había observado otro rodado en el lugar.

El equipo de emergencia constató al llegar que el hombre se encontraba sin vida. “No tenía signos vitales”, según el reporte oficial.

La identificación

Las fuentes policiales describieron que la calle Uruguay a primera cuadra, donde se había registrado el hecho, estaba en buen estado. También se registraron “huellas de derrape” que nacían de un mismo punto.

Desde la fuerza de seguridad informaron que no habían podido identificar al fallecido hasta ayer. Sin embargo, mediante los registros de dominio se pudo determinar que la moto no tenía pedido de secuestro. Además, el titular no cargaba con causas penales, conforme a los registros de antecedes personales.

Un grupo de policías se presentó horas más tarde en un edificio de calle Córdoba al 400, domicilio asentado en los informes, con el fin de hallar al titular del rodado o reunir algún dato relacionado con la muerte. Aunque ello no fue posible.