Denuncian al gobernador Manzur y a funcionarios de Salud y Justicia por impedir el aborto legal

308   7/03/2019 Lopez Jorge

La Fundación Mujeres X Mujeres, Católicas por el Derecho a Decidir Argentina y Asamblea Permanente de los Derechos Humanos Tucumán denunciaron a funcionarios de salud de Tucumán por incumplimiento de deberes de funcionarios público. Otro grupo de abogadas denunció al gobernador Juan Manzur, a los funcionarios de Salud y también de la Justicia. Desde las agrupaciones sostienen que todos los derechos de la niña violada y forzada a ser madre fueron vulnerados. 

Los funcionarios denunciados son la médica que trató a “Lucía”, Tatiana Obeid Pedemonte, que además es la Jefa del Servicio de Ginecología del Hospital del Este, la Directora del Hospital, Elízabeth Avila, la Ministra de Salud Rossana Beatriz Chahla y el Secretario Médico del Si.Pro.Sa.

“Denunciamos que se dilató ilegalmente el acceso a la salud, creándose barreras médico-burocráticas que configuran violencia institucional. Denunciamos que la atención clínica estuvo plagada de violaciones a los derechos de una niña como paciente”, explican. Y detallan: respetar la autonomía, brindar información, deber de asegurar la asistencia y deber de garantizar el trato digno y respetuoso, libre de violencias y el deber de resguardar la confidencialidad e intimidad en la atención de interrupción legal de embarazo (ILE en adelante).

Las organizaciones feministas y de derechos humanos aseguran que no es el primer caso de Tucumán, donde se obstruye el derecho a la ILE en niñas: en 2018 137 niñas menores de 14 años fueron madres. Dos de cada diez nacidos vivos en Tucumán tiene como madres a menores de 18 años.

“Se violaron los estándares de atención sanitaria, se violó el derecho a la autonomía, se recabaron opiniones en forma indebida. Acá hubo objeción de conciencia desde el primer día, no sólo en la interrupción legal del embarazo -explica la abogada Soledad Deza-. Denunciamos también que a esta niña no le dieron información clara, que estuvo afectado el trato digno y respetuoso, no se respetó su libertad de conciencia, se violó la confidencialidad porque ventilaron la vida sanitaria de esta niña”.

“No hay triunfo cuando se debe mendigar la salud pública -dicen desde las agrupaciones de derechos humanos-. Interrumpir un embarazo producto de una violación o que ponga en riesgo la vida o la salud es un derecho desde 1921. En el caso de una niña, cualquier niña, siempre será un derecho reforzado porque además de la violación todo embarazo pone en riesgo su salud”.

Por otra parte, las abogadas Elizabeth Gómez Alcorta y Gabriela Carpineti junto a referentes del Frente Patria Grande presentaron una denuncia contra el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, los funcionarios de Salud y Justicia por impedir el aborto legal a la niña de 11 años violada.

La denuncia fue presentada este miércoles al mediodía en la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de la Ciudad de Buenos Aires, y es contra el gobernador, la ministra Chalha, el secretario Vigliocco, la directora del Hospital, Elizabeth Ávila y la fiscal Adriana Giannone. La fiscal ya había sido denunciada por las agrupaciones de mujeres y derechos humanos y también por la diputada tucumana Teresita Villavicencio.

Es probable que la Justicia porteña se declare incompentente, por no ser la jurisdicción en la que ocurrieron los hechos, y gire esta denuncia a Tucumán para que se tramite todo en esa provincia. “Se vulneraron todos los derechos. Pero ya se hicieron todas las denuncias para los responsables, seguramente serán unificadas”, explicó Gómez Alcorta. Los funcionarios siguen sin dar explicaciones ni hablar con la prensa.

La nena, de 11 años, había pedido durante un mes la interrupción legal del Embarazo. Le correspondía por ley: por su edad, por haber sido violada, por el riesgo de salud que el embarazo provocaba en su cuerpo. Pero, a pesar de estar internada en el Hospital Eva Perón, nadie realizó la intervención. La fiscal Giannoni fue quien mandó un oficio pidiendo proteger “la vida desde la concepción”. Los médicos terminaron haciendo una cesárea, que no era lo que había pedido la nena. Ella no quería ser madre. Ella quiere ir a la escuela. La semana que viene empieza séptimo grado.

TEMAS:
COMENTAR
ÚLTIMAS NOTICIAS