Un joven fue imputado como autor material del homicidio de Marcos Sáez, ocurrido el 19 de diciembre último. El sospechoso había sido detenido el domingo pasado en el barrio Los Lapachos, en Alderetes, tras varias semanas de búsqueda.

Fuentes judiciales confirmaron los avances del proceso penal y dijeron que el detenido se abstuvo de declarar ante la Fiscalía Especializada en Robos y Hurtos I, de feria, a cargo de la causa.

Los pesquisas apuntaron a este joven como posible autor del disparo mortal contra Sáez, al considerar uno de los principales elementos de prueba que se tenía: el estriado del cañón del arma secuestrada (estrías o surcos grabadas en el interior) coincidió con la bala retirada del cuerpo de la víctima, según fuentes policiales.

Además, el Ministerio Público Fiscal (MPF) había informado que había similitud en la comparación balística, tanto de las vainas halladas en la escena del homicidio, en barrio El Bosque, y la misma arma incautada.

Los procedimientos

Personal policial llevó adelante durante diciembre y este mes allanamientos en viviendas de los barrios Ejército Argentino y Juan XXIII. En particular, en la casa de su pareja había sido encontrada una pistola 22 milímetros. Además, dos jóvenes, uno menor de edad y otro de 18 años, fueron detenidos y señalados como supuestos integrantes de la banda.

El principal sospechoso fue identificado con las siglas M.C.G. y sobre él había un pedido de captura tras los procedimientos y los testimonios.

Sáez, de 25 años, se movilizaba en su moto por calle San Martín el 19 de diciembre pasado. Al pasar por la esquina con calle Alberti, fue interceptado por cuatro jóvenes que pretendían quedarse con su motocicleta KTM. En ese momento, intentó escapar.

Ante esa acción, los desconocidos le dispararon con un arma calibre 22. La víctima recorrió poco más de 100 metros y al llegar a la calle Thames perdió el control del rodado y cayó. El proyectil había ingresado por la axila izquierda, lo que le provocó la muerte, de acuerdo a las pericias y la autopsia.