Homicido de Marcos Sáez

Luego del homicidio de Marcos Sáez, vecinos de la zona en la que ocurrió el intento de asalto relataron cómo se dieron los hechos. Hartos de los robos, reclaman mayor seguridad.

“Estábamos sentados en la vereda y apareció este joven. Lo venían persiguiendo. Lo encerraron dos motos con cuatro personas haciendo tiros al aire y como él no se paró creo que le pegaron un tiro en la espalda”, recordó Nélida Bellor, una vecina.

Y agregó: “el chico derrapó, se subió a la vereda y se estrelló contra la pared y los sin vergüenzas dieron vuelta por Thames, y se fueron”.

Según Bellor, la Policía demoró unos 10 minutos en llegar al lugar pero la ambulancia arribó después. De todas formas, ya era tarde porque el joven ya estaba muerto.

“Realmente es trágico, era un chico joven. Dijeron que los familiares estaban comiendo cuando les avisaron. Un vecino agarró la billetera del chico y los llamó”, contó Bellor.

La vecina además advirtió que se vivieron momentos de tensión. Primero, cuando llegaron los familiares de la víctima ya que la Policía no los dejaba pasar a donde se encontraba el cuerpo. Luego, cuando los vecinos comenzaron a reclamar mayor seguridad, hartos de los robos y motoarrebatos.

“Nos contaron unos clientes -su pareja tiene una verdulería-, que no es la primera vez que ven a esas dos motos circular por la zona. Andan merodeando”, acotó la mujer.

Bellor, que actualmente vive en la misma casa en la que nació y se crió, aseguró que con la paso de los años, la situación se vuelve más insostenible: “hay que vivir con rejas. Nunca se vieron tantas cosas”.

“Los policías que vemos en el parque siempre están con el celular o conversando, no tienen armas, no tienen nada. No sé qué pasa con la Policía”, reclamó.

Sáez manejaba su moto KTM por la zona del parque Avellaneda cuando, alrededor de las 22.30, cuatro personas que se trasladaban en dos motos comenzaron a perseguirlo en las inmediaciones de San Martín y Alberti, a unos 100 metros del lugar de su muerte.

El joven de 25 años recibió un disparo de bala en su axila izquierda, lo que habría desencadenado el posterior accidente mortal.