inseguridad en tucuman

Indignacion y conmoción en las redes sociales por la muerte de Marcos Sáez, el joven de 25 años que falleció anoche luego de chocar contra una pared mientras intentaba evitar que le robaran su moto KTM. El lamentable hecho sucedió en la intersección de las calles San Martín y Thames, alrededor de las 22.30.

En las estadísticas, Marcos se convirtió en la víctima N° 117 de la inseguridad durante 2018, según los casos publicados por este diario. 

Tras la noticia, un compañero le dedicó unas palabras en su cuenta de Facebook, y criticó al Gobierno por la inseguridad que viven día a día los tucumanos.

“Esto está mal; esto está muy mal… Esto ya se fue a la mierda. Hace un rato vi algo que me recordó a una charla que tuvimos en el trabajo, cuando eramos compañeros. Todavía no me había enterado de lo sucedido… Abrí WhatsApp y recibo un mensaje en donde me preguntan si te conocía; y contesto que fuiste uno de los primeros amigos que hice cuando entré a trabajar en el call; y me contestan que estás en las noticias porque te mataron para robarte la moto que con tanto sacrificio te compraste. Así de frágil es la vida de la gente de bien, de la gente que sale a laburar y se esfuerza por ser mejor para si mismo y para su familia”, comienza con su relato el compañero de Marcos.

Saéz trabajaba en un call center, ubicado en la avenida Adolfo de la Vega. Entre esos pasillos y boxes, esta mañana sus amigos y compañeros buscaban consuelo, al igual que su familia. En su casa, lo esperaba una beba de meses.

“No tengo palabras para dirigirme a este gobierno. A esta gente que nos deja siempre a la deriva. No tengo palabras para dirigirme tampoco a la gente que sale a matar para quitarnos nuestras pertenencias… Solo tengo impotencia y mucha tristeza porque no se te va a volver a ver nunca más, porque al final de cuentas, la gente buena siempre es la que se termina yendo temprano de esta vida”, continúa con su relato Gustavo Díaz, compañero de Marcos.

Y sigue: “no quiero que te termines convirtiendo en un número más para las estadísticas de inseguridad que tenemos en esta provincia en la que la gente siempre termina saliéndose con la suya. Si realmente hay un Dios allá arriba, y lo digo de esta manera porque hay muchísimos temas religiosos en los que ya no creo, ojalá que ese Dios haga justicia; ojalá que esa gente que te mató hoy, las pague, que lo padezcan, que no se salgan con la suya. Se va una excelente persona y queda una familia destruida”.

Por último, agrega: “Te agradezco todo. Fuiste y serás una gran persona para aquellos que tuvimos la suerte de conocerte. Hace dos semanas te di un abrazo y me burlé de tu corte. Qué lástima saber que no te volveré a cruzar. Que descanses en paz, y mis más sentidas condolencias para tu familia. ¡QUE SE HAGA JUSTICIA POR Marcos Sáez!”.