Homicido de Marcos Sáez

Amaba las motos y, poco a poco, comenzaba a construir su vida. Marcos Sáez tenía 25 años cuando, en un intento de robo, murió tras chocar contra una pared, en el cruce de las calles San Martín y Thames, a metros de la escuela de comercio Urquiza.

En las estadísticas, se convirtió en la víctima N° 117 de la inseguridad durante 2018, según los casos publicados por este diario.

Marcos trabajaba en un call center, ubicado en la avenida Adolfo de la Vega. Entre esos pasillos y boxes, esta mañana sus amigos y compañeros buscaban consuelo, al igual que su familia. En su casa, lo esperaba un bebé de meses.

Como siempre, Sáez salió con su moto KTM sin imaginarse que sería el último paseo. Las primeras hipótesis de la Policía es que fue perseguido por un grupo de delincuentes que intentaron robarle. Los vecinos escucharon disparos y una fuerte desaceleración.

Inseguridad en Tucumán: un joven murió cuando intentaron robarle la moto
Advertidos de lo que había sucedido, minutos después llegaron sus familiares. En medio de desgarradores gritos y llantos, las luces de la moto seguían prendidas sobre la vereda. Pero la vida de Marcos ya no.