Facundo Ale, hijo del Mono Ale, quedó detenido después de declarar por la denuncia de abuso sexual que hizo una joven de 19 años.

Con él son dos los detenidos y hasta la noche del viernes un tercero esperaba que un juez decidiera si quedaría tras las rejas.

La Justicia investiga, además, si están involucrados en otros ataques de esta índole.

“Estamos recibiendo información sobre algunos hechos similares. La analizaremos y, si son reales, veríamos la posibilidad de presentarla ante la Justicia”, explicó Patricio Char, representante legal de la víctima.

Un asado

Los hechos ocurrieron el sábado. La joven dijo que fue a bailar a un boliche de Yerba Buena y de allí a un after.

A través de una red social se comunicó con un amigo, Facundo Ale, con quien acordó que él la pasara a buscar. Luego fueron a tomar algo.

Denunció que en el camino Ale habría intentado besarla, pero ella se resistió.

Luego de aclarar la situación, ambos se dirigieron hacia un galpón de la familia Ale en La Ciudadela.

Allí hicieron un asado. Ella dijo que perdió el conocimiento durante la comida y que se despertó cerca de las 18, con otra ropa, en una humilde vivienda de Bolívar y Matienzo.

Regresó a su casa y le contó a su madre. Fue revisada por un ginecólogo que le recomendó que hiciera la denuncia porque presentaba signos de haber sido abusada.

Denuncia

La joven presentó la demanda el lunes, y el martes la ratificó en la fiscalía especializada en delitos contra la Integridad Sexual, que conduce María del Carmen Reuter.

La hipótesis que se maneja es que podría haber sido drogada y después, aprovechando que estaba indefensa e inconsciente, fue atacada sexualmente.

Como prueba hay en el expediente una fotografía (que alguien le envió a la madre de la chica) en la que aparece uno de los sospechosos abrazando a la joven, inconsciente, en una cama.

La casa está ubicada en la esquina de Bolívar y Matienzo, donde hace poco más de dos semanas fue asesinada Lilia Elvira Pérez.

Allí fue detenido el barrabrava de San Martín Fabián “Spiri” Díaz y se secuestró droga que podría haber estado destinada a la comercialización.

“Spiri”, que hace años se hizo cargo de un homicidio y que después declaró que lo hizo por pedido del Clan Ale, es el que aparece en la fotografía.

Detenidos

El encargado del galpón donde se hizo el asado fue identificado como Martín Kermes por el personal de la división Delitos contra las Personas, al mando de los comisarios Marcelo Sallas y Cristian Villagra.

Cuando lo esperaban para aprehenderlo, se presentó en Tribunales, donde quedó detenido. Lo mismo sucedió con Ale.

Kermes y Díaz aparecen como los principales sospechosos del ataque. En cuanto a la situación procesal de Ale, como fue quien supuestamente trasladó a la víctima, no estaba definida hasta el viernes por la noche.

Los tres, al declarar ante la fiscal, habrían negado haber cometido abusos sexuales.

Para el lunes se espera el testimonio de varias personas que podrían aportar pruebas de lo que sucedió.

También se conocerán los resultados de los análisis toxicológicos y de las muestras genéticas y de sangre que recolectaron los peritos.

 

FUENTE: La Gaceta