Un año después de iniciada la investigación por presuntos hechos de corrupción en el Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Urbano (Ipvdu), ayer quedó detenido Miguel Jiménez Augier, uno de los funcionarios de esa repartición investigados por la justicia.

 

La medida fue solicitada por la titular de la Fiscalía de Instrucción de la VIII° Nominación, Adriana Giannoni, quien analiza una serie de irregularidades en la repartición.

 

Según explicó Agustín González, abogado de Jiménez Augier, en las próximas horas el juez de instrucción correspondiente deberá confirmar si Jiménez Augier queda detenido y es trasladado a una comisaría, o desestimar la resolución de Giannoni y liberar al ex funcionario.

 

Ayer a la mañana el ex coordinador de Políticas Habitacionales se presentó a declarar en la sede de tribunales penales junto a su abogado. Debía declarar ante el personal de la Fiscalía VIII°, que conduce Giannoni, en el marco de una causa en la que está imputado por enriquecimiento ilícito.

 

Cerca del mediodía quedó privado de su libertad y a la espera de que el juez Marcelo Mendilaharzu defina el curso de la medida.

 

Miguel Jiménez Augier
Miguel Jiménez Augier, ex coordinador de Políticas Habitacionales del Ipvdu

 

Al retirarse de Tribunales, el abogado de Jiménez Augier expresó ante la prensa su disconformidad con la medida dispuesta por la fiscal, considerando que el delito que se le atribuye a su cliente es excarcelable y que el funcionario cooperó con la Justicia desde el inicio de la investigación.

 

Las pesquisas se enfocaron en analizar el patrimonio del Jiménez Augier, quien fue separado de su cargo en el Ipvdu por el gobernador Juan Manzur luego de que se descubriera que el funcionario tenía cerca de medio millón de dólares en una caja de seguridad de su propiedad.

 

En Septiembre de 2017, Jiménez Augier declaró en tribunales que el dinero encontrado en su caja de seguridad no era suyo, sino de que se lo guardaba a un conocido que lo había ganado en un juego de azar.

 

Sin embargo, ese “conocido” negó la versión que habría aportado el funcionario. “No, nada que ver”, respondió Álvaro Arraya, quien -según las fuentes judiciales- habría sido señalado por Jiménez Augier como el supuesto dueño del medio millón de dólares.

Consultado por el diario La Gaceta acerca de esta situación, Arraya insistió en que no estaba involucrado de ninguna manera. “No, nada”, respondió cuando se le preguntó si alguna vez había llevado a cabo algún acuerdo de índole patrimonial con Jiménez Augier. Negó enfáticamente ser el propietario de los U$S 500.000 que había en la caja de seguridad del coordinador y afirmó que lo conoce del ámbito “del básquet”.