Por disposición del fiscal Diego López Ávila, a cargo de la investigación, el tránsito permanecerá cerrado en las inmediaciones del edificio y no habrá clases en el colegio Santa Rosa. Tres personas murieron cuando colapsó la obra y hay varios heridos.

Todavía hay peligro de derrumbe en el edificio, por eso López Ávila dispuso que se suspendan todas las actividades de los locales de la zona. Además hoy seguirán las tareas de remoción de escombros.