La Policía y la Justicia no habían dado a conocer hasta la noche la identidad del fallecido, aunque sí habían determinado al titular del automóvil Nissan Tiida, en el que transitaba el protagonista del hecho.

 

El chofer, de 31 años, dijo que el auto había colisionado contra el ómnibus, luego de salir desde el pasaje Bernardo de Irigoyen. La unidad, perteneciente a la Línea 9, circulaba por la avenida Sarmiento, con dirección al microcentro.
Además, contó que al descender del colectivo escuchó a unos inspectores de tránsito de la Municipalidad capitalina advertir que el conductor “se había pegado un disparo”. El rodado se detuvo a pocos metros.

Minutos antes del hecho, agentes de Tránsito habían instalado un puesto de control. Uno de ellos, relató que, tras el choque, le había hecho señas al conductor del auto para que detuviera la marcha. En ese segundo, alcanzaba a ver que se quitaba la vida en el interior del vehículo.

Otro de los inspectores manifestó que el automóvil había salido a baja velocidad desde el pasaje y que habría encarado directamente al colectivo. “El micro venía repleto de pasajeros. Pero nadie salió con golpes”, enfatizó para remarcar la magnitud del impacto.

Estupor y misterio por la forma en que se mató un conductor tras un choque 1