jorge berreta

La suba del boleto en San Miguel de Tucumán otorgada por los concejales y replicada luego por el Gobierno provincial a través de una resolución a las líneas interurbanas no alcanzó a satisfacer a los empresarios de colectivos.

La Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat) había solicitado que el boleto suba de $ 19,30 hasta $ 37,85, pero los ediles fijaron la tarifa en $ 24.

“La tarifa fijada por la Municipalidad no se acerca a la realidad. Por lo tanto, es insuficiente. Habíamos solicitado que la brecha entre la tarifa real y la que finalmente se asigna sea subsanada con subsidios o exenciones”, explicó Jorge Berretta, vicepresidente de la entidad.

“Lo que esperamos es que haya múltiples medidas. La primera es actualizar la tarifa, pero fue insuficiente. La otra es que nos eximan total o parcialmente de impuestos tanto la capital como la Provincia, y que se aumenten los subsidios. Firmar la paritaria que acordó UTA en Buenos Aires impacta aquí en Tucumán en $ 74 millones”.

Berretta agradeció al vicegobernador, Osvaldo Jaldo, por citar a mesas de diálogo en la Legislatura en conjunto con funcionarios y gremialistas para buscar una solución al conflicto. “Fijar sólo la tarifa en $ 24 no es una solución, porque no le alcanza al sector para sostenerse”, dijo Berretta.